Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALEJANDRO ÓSCAR PELLO | Secretario general de UGT en el Oriente

"Hay una necesidad imperiosa de mejorar el transporte público en la comarca; no existe"

"El trabajador de la hostelería tiene muchísimo miedo a estar sindicado, debería haber un teléfono en el que pudiera denunciar sin dejar rastro"

Alejandro Óscar Pello, en el aula que la Escuela de Mayores tiene en Arriondas. P. M.

Alejandro Óscar Pello (Arriondas, 1952) es el director de la Escuela de Adultos del Oriente-interior desde 2012 y acaba de ser reelegido secretario general de UGT en la comarca. Tuvo su primer destino en el centro de capacitación agraria de Arriondas en 1972 y se encuentra en la "recta final" de su vida laboral. También sindical, ya que ha anunciado que éste será su último mandato.

-¿Habrá relevo tras su retirada?

-He tomado la decisión de no volver a presentarme por razones obvias de edad y, además, creo que las responsabilidades deben ser asumidas por gente más joven. En mi opinión el relevo está garantizado, se debe producir entre la militancia y en este momento hay 905 cotizantes en la comarca. No es una gran preocupación, estoy seguro de que habrá gente de sobra que pueda hacerse cargo.

-¿Han sufrido en la comarca el bajón generalizado de afiliación de los sindicatos en los últimos años?

-Como en todo nos ha afectado la crisis. Entre los años 2006 o 2008 llegamos a los 1.300 afiliados, de los que muchos eran de la federación de la construcción, el sector más castigado en la comarca junto con el de los servicios.

-¿Hay cultura sindical entre los trabajadores de este sector?

-De toda Asturias probablemente esta sea la comarca que arrastra una menor cultura sindical. Nunca hubo una gran industria y hasta hace treinta años vivíamos de la agricultura y la ganadería, un sector donde el sindicalismo no primó mucho. Volviendo al sector servicios, de hostelería, hotelería y turismo, sus trabajadores están en una situación muy precaria. Tienen muchísimo miedo a estar sindicados o a decirlo porque en muchos casos les puede costar el puesto de trabajo.

-¿Qué pueden hacer por ellos?

-En el congreso propuse alguna idea como la que existe para luchar contra violencia de género, un teléfono que no deje rastro y en el que el maltrato y el acoso profesional se puedan denunciar. Que cualquiera que no se sienta con fuerza para dar la cara ante el patrón pueda denunciar que está siendo objeto de contratación fraudulenta. Hay gente que trabaja diez y doce horas y sólo cotiza una o dos, a otros no le dan el contrato de trabajo al principio de la temporada y cuando se lo dan se da cuenta de que ha sido víctima de un engaño. Un número que vaya a la Inspección de Trabajo y al que se puedan denunciar estas situaciones sin ese peligro de la pérdida de su trabajo. En este sector es bastante lamentable, pero es así.

-Sin embargo los resultados turísticos han sido mejores que nunca...

-Nos alegramos de la buena temporada de la que se hace ostentación continuamente, pero esos beneficios empresariales no llegaron a los sueldos de los trabajadores ni afectaron a la contratación y los salarios. Los beneficios aumentaron más de un 30 por ciento y los salarios descendieron un 18 o 20 por ciento. Esto sucede no sólo en el sector servicios, también en el segundo más fuerte de la comarca, el sector público con el Hospital del Oriente, los centros educativos, los ayuntamientos, etcétera, que padece una merma en el poder adquisitivo muy importante.

-El parado medio en la comarca del oriente asturiano no tiene concluida la secundaria, una formación gratuita que usted coordina, ¿no se conoce la posibilidad de formación?

-Entre los centros de Oriente costa e interior atendemos entre 600 y 700 alumnos cada año entre las diferentes formaciones, todas gratuitas, que ofrecemos. Me sigue doliendo que a veces parece que resulta desconocido, cuando llevamos funcionando desde año 1992. Hay otros factores que influyen, y lo hemos visto al poner en marcha el programa de competencias clave. Desplazarse por la comarca cuesta un dinero, esto no está subvencionado, y la realidad es que carecemos de transporte público en esta comarca, hay una necesidad imperiosa de que se mejore y permita a la gente usar los servicios públicos, tanto si hablamos de formación como del hospital. El tren no existe y el autobús funciona mal. Me choca que los alcaldes no pongan más énfasis en pedir soluciones.

Compartir el artículo

stats