Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ambulancia no puede acceder a casa de un vecino en Parres por el mal estado de la vía

"Si llega a ser un infarto, no lo cuento", clama Ángel Notario, quien se cortó en la pierna con un hacha y fue auxiliado por un todoterreno de bomberos

Ángel Notario, despidiéndose de los bomberos que lo llevaron a casa tras recibir el alta en el hospital ayer. C. C.

"Sin carretera no se puede vivir". Lo dice, aún con el susto en el cuerpo, Ángel Notario, vecino de La Gobia (Parres), a quien la ambulancia no pudo rescatar tras un accidente doméstico por el mal estado que presentaba la vía de acceso al pueblo, sin asfaltar y con maleza.

Notario estaba cortando leña el martes a mediodía en su casa de La Gobia cuando un mal golpe con el hacha le provocó un derrame intenso en la pierna izquierda que le impedía moverse. El lesionado llamó entonces a los servicios de emergencia, que ya al principio tuvieron dificultades para encontrar su casa por la escasa señalización existente en la zona. "El GPS los mandaba por Huexes, pero para llegar aquí hay que venir por Fíos", contó.

Cuando los sanitarios dieron con el camino correcto se encontraron con que el último tramo era una sucesión de piedras sueltas, maleza y baches que hacían imposible el paso a la ambulancia, que sólo pudo acercarse a unos 200 metros del herido.

Finalmente la emergencia se resolvió gracias a la actuación de miembros de Bomberos de Cangas de Onís, que acudieron al lugar con un coche todoterreno y transportaron en él al herido hasta la ambulancia. "Quienes me atendieron fueron todos muy amables, y atentos pero si hubiera sido algo más grave como un infarto no lo cuento por culpa del mal estado de la vía y eso que vivo a menos de tres kilómetros de Arriondas", reconoció Notario, que estuvo ingresado hasta ayer en el hospital comarcal "Grande Covián", en Arriondas.

El regreso a casa tras recibir el alta también fue de película: de nuevo montado en ambulancia y de nuevo obligado a hacer transbordo a un coche todoterreno de los Bomberos para cubrir el último tramo hasta La Gobia.

Notario, que lleva casi cuatro años residiendo en la zona, asegura que ya perdió la cuenta de las veces que fue al Ayuntamiento para pedir el arreglo del camino público que da acceso a este pueblo a y La Forcada, donde se encuentran cuatro casas habitadas en la actualidad, y que comunica además con la vía de acceso al visitado picu Pienzu. "Si siguen así las cosas tendré que plantearme el marcharme, aunque me da pena porque estoy a gusto aquí. Pagamos impuestos como todo el mundo y por eso defendemos el derecho de tener un acceso digno a nuestras casas", dijo.

Los vecinos confirman que el camino público fue objeto de una mejora hace unos dos años, pero la califican de "insuficiente". Los lugareños relatan que entonces se echo un poco de zahorra pero que transitar en un turismo normal por la zona no fue posible ni entonces porque patinaba demasiado.

El mal estado del camino público obliga a los residentes a echar mano de la solidaridad de Ramón Somoano . Somoano cuenta en su finca particular con un camino bien asfaltado que llega hasta su casa en el barrio de Palmián. Los vecinos optan por tomar esta vía en vez de la pública y recorrer a pie un último tramo de unos doscientos metros hasta La Gobia.

Los deportistas que a menudo se acercan para hacer una ruta por el Sueve también prefieren la alternativa privada. "El cartero o el butanero también pasan por aquí para La Forcada. A veces tengo que dejar el coche abajo porque no tengo donde aparcar, pero son mis vecinos y ni puedo ni quiero negarles el paso", afirma. "Me cansé de ir al Ayuntamiento de Parres a pedir que arreglaran el camino público para que dejaran de usar el mío. El reciente intento de arreglo es insuficiente, sin hormigón los coches resbalan", lamentó.

Mientras tanto, Ángel Notario mira con preocupación el periodo de recuperación. "Como la carretera está mal tengo que hacer el último tramo caminando, cargando con bolsas de la compra. Teniendo el pie así no sé cómo me voy a arreglar. La semana que viene tengo que ir a rehabilitación y la ambulancia sigue sin poder pasar hasta aquí", lamentó el lesionado.

Compartir el artículo

stats