25 de enero de 2017
25.01.2017

Un vecino de Toriellu (Ribadesella) muere desangrado cuando podaba una pumarada

Tino Sierra, jubilado de 72 años y natural de la Pesa de Pría, falleció prácticamente en el acto tras romper y desplomarse una caña de un árbol

25.01.2017 | 01:51
Un vecino de Toriellu (Ribadesella) muere desangrado cuando podaba una pumarada

Una tarea cotidiana como es la poda de unos manzanos se convirtió ayer, por un fatídico accidente, en un final trágico para el vecino de Toriellu (Ribadesella) Tino Sierra. Natural de la localidad llanisca de la Pesa de Pría y con 72 años, el hombre pisaba suelo firme cuando, por motivos que se desconocen, una gran caña de uno de los árboles se partió y se desplomó, y de alguna manera alcanzó al hombre, que no pudo evitarla.

Según ha podido saber este periódico, Tino Sierra falleció desangrado en su pumarada por las heridas provocadas en la arteria femoral. Si fue directamente la rama o alguna de las herramientas que empleaba para la poda las que cercenaron esta vital arteria es algo que aún se desconoce y que se aclarará en la investigación.

Casado con una vecina de Toriellu, el hombre se había quedado viudo hace dos años y tiene una hija que vive en Gijón, ciudad a la que estuvo muy ligado durante su vida profesional y que aún visitaba con frecuencia, pues allí había regentado la Autoescuela Santos.

Años antes, el de Sierra y su mujer fue uno de tantos matrimonios de la zona que emigraron al extranjero para trabajar, en su caso a Bélgica. Sierra todavía pasaba temporadas en Gijón y las alternaba con estancias en el pueblo de Toriellu. Era muy conocido en la zona y desde su jubilación se dedicaba, sobre todo, al mantenimiento de sus pumaradas y a la limpieza de las fincas, uno de sus pasatiempos preferidos y en el que encontró la muerte.

Porque fue precisamente durante una de estas tareas, que realizaba a primera hora de la tarde de ayer, entre las tres y media y las cuatro, cuando fue víctima del fatídico accidente. Tino Sierra no estaba solo, sino que le acompañaba un vecino que solía ayudarle con este tipo de labores. Fue su acompañante quien dio la voz de alarma y llamó a los servicios de emergencia, pero cuando llegaron los sanitarios nada pudieron hacer por su vida.

La muerte se produjo en apenas unos minutos, según han relatado allegados al hombre en la zona, y los facultativos sólo pudieron certificar su fallecimiento en el lugar.

Hasta la zona del suceso también se desplazaron agentes de la Guardia Civil y algunos vecinos del entorno, a los que se les impidió el paso a la pumarada. La noticia corrió como la pólvora tanto por la localidad riosellana como por la Pesa de Pría, de donde era natural. Aunque en concejos distintos (Llanes y Ribadesella), ambas localidades están geográficamente muy próximas, al ubicarse en el límite entre ambos concejos.

Según se fue conociendo la noticia, amigos y conocidos de Tino Sierra no daban crédito a lo ocurrido. Todos recordaron con cariño a Sierra, que aparte del campo tenía otra de sus aficiones en el fútbol, deporte que le apasionaba y le llevaba a no perderse ni un sólo partido, en especial de su equipo, el Sporting de Gijón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído