05 de febrero de 2017
05.02.2017

El rescate del "Pedrosa", 225 pesetas

"La mar llegó a donde no recuerdan los vivos": así describió Lorenzo Anca, jefe de salvamento de Llanes, un temporal que asoló la villa en septiembre de 1905

05.02.2017 | 01:13

"La mar llegó a donde no recuerdan los vivos". Así describe en su diario personal el que fuera jefe de la Brigada de Salvamento de Náufragos de Llanes y cabo mayor del puerto a comienzos del pasado siglo, Lorenzo Anca Freire, el temporal acontecido en la villa de Posada Herrera el 30 de septiembre de 1905.

La joya bibliográfica, escrita de puño y letra por el marinero nacido en la localidad gallega de Cabañas, abuelo del periodista y recuperador local de patrimonio histórico José Antonio Anca, ha sido donada por este último a la cofradía de pescadores de Llanes. Las anécdotas de todo tipo que recoge el manuscrito en sus 116 páginas -dirigidas muchas de ellas al Ayudante de Marina en forma de correspondencia remitida- no tienen desperdicio y abarcan del 9 de abril de 1905 al 1 de septiembre de 1916. Temporales, detalles sobre sucesos con ahogados de por medio o de ilegalidades cometidas en el litoral llanisco como, por ejemplo, la pesca con dinamita, aparecen entre las hojas de este documento que en unos días será expuesto en una vitrina de la cofradía llanisca.

"Tengo la honra de poner en el superior conocimiento de usted lo que ha causado la gran baga de mar que ha habido esta noche acompañada de una de las mayores mareas del año. Me he visto obligado a quitar los botes del sitio donde estaban varados porque la mar me los echaba a la vía pública y como allí no podía dejarlos llamé a José García, Félix García, Nicolás de la Cruz y Nicolás Melijosa y los hemos traído a donde están las demás embarcaciones". Así continua el relato del temporal de 1905.

Los botes a los que Lorenzo Anca Freire se refiere pertenecen al buque de vapor "Pedrosa", hundido por un marejada el 14 de abril de 1905 junto al Palu de Poo. La primera parte del diario explica en muchas de sus entradas aspectos relacionados con este suceso acaecido el mismo día del calendario en que, siete años después, se fue a pique el "Titanic" como, por ejemplo, las reclamaciones económicas de las embarcaciones que acudieron a su rescate desde la sede de la Sociedad de Salvamento de Náufragos del puerto de Llanes, situada en el emblemático edificio de la Tijerina. Entre sus páginas aparece incluso una lista de 21 nombres que parecen corresponder a los marineros que tomaron parte en el rescate de la tripulación del "Pedrosa". El buque iba cargado de lingotes de cobre.

El diario refleja, el 10 de junio de 1905, que fueron tres las embarcaciones que auxiliaron a los tripulantes del vapor hundido a una milla y media del puerto de Llanes. Ese día Anca Freire insta a los capitanes de estos barcos a que nombren un perito para "tasar en justicia lo que deben ganar las embarcaciones que asistieron a dicho salvamento".

Fueron 225 pesetas lo que las tres embarcaciones reclamaron en concepto de "jornal" por dichas tareas. "Como esto me parece mucho les he dicho que se pusieran de acuerdo para pedir una cantidad más moderada y justa", escribió. Cuatro meses después del hundimiento del Pedrosa sigue hablando en su diario de los tres botes de rescate del barco. "Conviene, si es posible, ver de quién corresponde la determinación que sobre dichos botes van a tomar pues cuanto más se prolongue la estancia en que están, peor será para sus dueños toda vez que necesitan pintarse y arreglarse", explica. La necesidad de "gastar dinero para responder por dichos botes" y de nombrar un vigilante para que los custodie queda patente en sus anotaciones del 31 de agosto de 1905.

El diario deja constancia, al menos en dos apartados, de los ejercicios de tiro al blanco que el 25 de mayo de 1906 "harán en la playa de Santiuste la fuerza de la Guardia Civil y por cuyo motivo se previene a los patrones de embarcaciones que en dicho día no se aproximen a la mencionada playa para sí evitar alguna desgracia personal que muy fácilmente podría ocurrir". El hundimiento al entrar a puerto de Llanes "del vapor de pesca Dolores al chocar con la roca" se saldó según sus escritos sin desgracias personales.

Aspectos de la cotidianidad de la vida llanisca relativos a la construcción del puerto en 1909, la llegada a la villa de los famosos barcos "México" y "Rosario" en 1906, la aparición de una carta en una botella el 19 de julio de 1913 o el incidente acaecido éste mismo año en Niembru donde falleció un vecino de esta localidad tras caerse al mar mientras cogía huevos de gaviota tienen cabida también en el cuaderno.

El diario donado a la cofradía de pescadores de Llanes finaliza el 1 de septiembre de 1916 con unas líneas donde se deja constancia de la muerte por ahogamiento de Servando María Carrandi, tres días antes, cuando estaba "saleándose en el bote Natalio" en la playa de Toró.

"Es una fuente inagotable de información", dice el periodista y nieto del protagonista del diario, José Antonio Anca. Su abuelo, que también participó en la evacuación de las tropas españolas que tomaron parte en la guerra de Cuba, falleció de una pulmonía mal curada tras acudir en un rescate. La repercusión de la donación es tal que, tal y como sostiene el patrón mayor de la Cofradía de pescadores de Llanes, Ángel Batalla, ya han recibo numerosas peticiones para consultar el documento.

En unos días estará a disposición de todo el mundo que quiera bucear en la historia de la marinería de Llanes durante la primera parte del siglo XX, una copia del diario en las dependencias de la cofradía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído