Ocho de cada diez mujeres del oriente de Asturias con edades superiores a los 50 años reciben anualmente una citación del Hospital de Arriondas para participar en el programa de detención precoz de cáncer de mama. Estas son algunas de las cifras que barajan desde la Consejería de Sanidad del principado de Asturias, que estima que de las 2.200 mamografías que se hacen cada año en las instalaciones parraguesas, alrededor de una decena suelen dar positivo.

De estas, las pacientes que precisan de intervención quirúrgica son atendidas por el servicio de cirugía del hospital de referencia, que realiza una media de 30 operaciones al año, fundamentalmente oncoplastia de mama, tumerectomía y mastectomía.

Las pacientes a las que se les puede empezar a reconstruir la maman en la primera intervención son derivadas al centro de referencia para este tipo de patologías, que en el caso es el Hospital Universitario de Cabueñes. Lo mismo ocurre con la quimioterapia y la radioterapia coadyudantes, que cuando son necesarios se proporcionan en el área sanitaria V, con cabecera en Gijón.

El cáncer de mama sigue siendo el más habitual entre las mujeres asturianas. Las estadísticas reflejan que una de cada ocho desarrollará la enfermedad. Los casos han experimentado un ligero incremento la región en los últimos años. Un aumento que desde la Consejería achacan a cambios en el patrón reproductivo, con un retraso de la maternidad y la disminución del número de hijos. La buena noticia es que la enfermedad cada vez se detecta en fases más precoces, favoreciendo un mejor pronóstico, un tratamiento menos agresivo, una mayor probabilidad de supervivencia y calidad de vida de las afectadas.