06 de enero de 2018
06.01.2018

Dar la licencia de obra del instituto sería prevaricar, asegura el alcalde de Cangas

González sostiene que la ubicación prevista incumple los requisitos del plan urbano y afea al PSOE no haber consultado a la Confederación Hidrográfica

06.01.2018 | 01:53
Los diputados David González y Marifé Gómez, junto al alcalde cangués, José Manuel González, en Cangas de Onís, ayer.

El alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González (PP), niega que los informes técnicos municipales que desaconsejan la construcción del nuevo edificio del Instituto Rey Pelayo en el patio delantero del centro estén hechos "a la carta", tal como denunció el diputado socialista Marcos Gutiérrez el miércoles. "Los técnicos trabajan de forma honesta e independiente. No vamos a permitir que nadie critique su trabajo, y menos el PSOE, que debe de mirarse el ombligo con casos como el de Marea antes de hablar", señala el regidor. En base a esos informes, asegura González, "dar la licencia de obra sería prevaricar".

El Alcalde rechaza que se deba a intereses partidistas el hecho de que su equipo quiera levantar la nueva instalación en el patio trasero del centro, una vez se derribe allí el viejo edificio, que presenta deficiencias estructurales. Dichas deficiencias obligan a decenas de alumnos a recibir las clases en aulas portátiles desde enero de 2015. "Podíamos haber atacado con que los niños están en barracones por la irresponsabilidad de la Consejería, pero decidimos primar el entendimiento y el bienestar de la comunidad educativa para encontrar una pronta solución", ejemplifica.

El regidor cangués defiende la ubicación trasera del instituto en base a varios criterios . El principal es que la ubicación delantera que propone el Principado no cumple con requisitos establecidos en el Plan General de Ordenación, tales como retranqueos mínimos, altura a cornisa y condiciones estéticas. "Dar una licencia de obra en estas condiciones a la Consejería sería prevaricar", se reafirma el alcalde, pendiente de unos informes jurídicos que llegarán la próxima semana para avalar su tesis. El siguiente paso sería remitir la documentación a la Consejería denegando la licencia de obra y abriendo un plazo para buscar ubicaciones alternativas.

González asegura que la Consejería de Educación "hizo el proyecto más fácil, pero no el mejor" para el futuro instituto, y acusa al Principado de "mentir" a los cangueses al comprometerse a consultar con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) la posibilidad de construir el edificio sobre el antiguo, cerca del río. "Cuál fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que no hicieron su trabajo y nunca llegaron a consultar a CHC. Nosotros sí lo hicimos y nos dijeron que era viable hacer el edificio con la misma superficie abajo", explica. Además González niega que la cercanía del río sea la causante de los daños estructurales en el viejo edificio.

En su comparecencia, el alcalde cangués estuvo acompañado por los diputados regionales del PP Marifé Gómez y David González, portavoz este último de Educación. Gómez afeó al consejero, Genaro Alonso, que mandara "emisarios" en vez de presentarse personalmente para debatir la cuestión. La diputada tildó de "despropósito" que la Consejería gastara en 2010 unos 900.000 euros en arreglar el antiguo edificio. Por su parte, González anunció que el lunes registrará un escrito solicitando la comparecencia del consejero para que explique, entre otras cosas, por qué no se eliminan los barracones en los que dan clase los estudiantes y su "deslealtad" hacia el equipo de gobierno cangués.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook