18 de marzo de 2018
18.03.2018

Mario Menéndez: "Las cuevas del Oriente están conectadas, hay unidad de estilo"

El catedrático de Prehistoria cree que para atribuir el origen del arte al neandertal "tienen que darse muchas causas" y no es así

18.03.2018 | 00:42
Mario Menéndez.

"El de Tito Bustillo es un yacimiento de pinturas con gran volumen e importancia, no solo en la cuenca del Sella, sino en todo el mundo". El catedrático de Prehistoria de la UNED, Mario Menéndez, ofreció ayer la conferencia "La cueva de Tito Bustillo y los orígenes del arte europeo", un acto organizado por la Asociación Cultural "Amigos de Ribadesella" en el marco de las celebraciones por los 50 años del descubrimiento de la cavidad riosellana, en el que vinculó las primeras pinturas de la cueva con las descubiertas en otros puntos del continente europeo.

Menéndez, que ha sido el director de numerosas excavaciones arqueológicas y estudios de arte rupestre, considera que las figuras que se encuentran en Tito Bustillo "muestran el momento de los orígenes del arte". Sobre todo, "las pinturas rojas de contenido sexual femenino y los antropomorfos". De hecho, destaca especialmente la importancia del conocido como Camarín de las vulvas, joya de la gruta.

Además, Menéndez abordó el debate sobre si el arte, tal y como lo entendemos, comenzó con el Homo sapiens o si es anterior y empezó con los neandertales. Para él, no es una pregunta fácil de responder, pero cree que para atribuirle el origen del arte a los neandertales "tienen que darse muchas causas" que de momento no se han dado.

El catedrático es uno de los mejores conocedores de los yacimientos prehistóricos de la cuenca del Sella. Resalta que las cuevas que hay en la zona están "conectadas entre sí porque hay una unidad de estilo" en lugares como El Buxu, en Cangas de Onís, o El Sidrón, en Piloña.

Mario Menéndez insiste en el valor de la cueva de Tito Bustillo. "Tiene cosas muy espectaculares a lo largo de todos sus rincones", comenta. De hecho, la sitúa como una de las cuevas más importantes ya no de Asturias o de Europa, sino "de todo el mundo". Un patrimonio del que se puede disfrutar en Ribadesella desde hace ya cincuenta años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído