Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jabón más solidario, en Arriondas

Los alumnos del instituto convierten aceite usado en productos de aseo que la asociación humanitaria "Alendar" enviará a los refugiados sirios

Toni López, Elena Cuetos, Raquel Marín, Mara Hernanz e Irati Aranzeta, con algunos de los jabones solidarios en el Instituto de Arriondas, ayer. CRISTINA CORTE

Los alumnos de 2.º de la ESO del Instituto El Sueve de Arriondas recibieron ayer una visita muy especial: la de la presidenta de la asociación de ayuda humanitaria "Alendar", Raquel Marín, y la vicepresidenta, Elena Cuetos. El encuentro sirvió para que las voluntarias de "Alendar" explicaran el calvario que soportan los refugiados sirios y la labor que el colectivo asturiano realiza para combatir la xenofobia que crece en Europa.

Por su parte, los estudiantes dieron a conocer un proyecto de elaboración de jabones con aceite usado puesto en marcha durante el presente curso con el fin de ayudar a los más necesitados. "Matamos dos pájaros de un tiro: dejamos de ensuciar el planeta y convertimos un elemento contaminante en un producto útil para ayudar a otra gente", señalaron jóvenes como Mara Hernanz e Irati Aranzeta, ambas de 2.ºB. "Es una iniciatia muy guapa, que nos ha permitido abrir nuestra mente a otras culturas y darnos cuenta de que vivimos con muchos privilegios", sentenciaron las estudiantes.

Por el momento, en el Instituto de Arriondas ya se han elaborado más de un centenar de jabones, que las voluntarias de "Alendar" se comprometieron a distribuir en el campo de refugiados en Ioannina (Grecia). La producción crecerá en lo que queda de curso.

La iniciativa fue impulsada por el departamento de Física y Química dentro del contrato-programa firmado con la Consejería de Educación para fomentar hábitos saludables. No obstante, todas las áreas arriman el hombro. Un ejemplo: en Lengua se hacen los textos, en Inglés se traducen y en Plástica se diseñan las etiquetas.

La improvisada fábrica de jabones se instaló en el antiguo vestuario de profesores del instituto, en cuyas paredes aparecen escritas las fórmulas precisas para hacer las mezclas de hidróxido de sodio, agua y aceite correctamente. "Después se mezcla y se vierte en el molde, del que salen entre seis y ocho jabones por clase. El proceso dura entre 20 y 50 minutos, según la pericia de los alumnos; luego se desmolda en un día y se deja un mes secando", refirió el profesor Toni López.

La presidenta de "Alendar" celebró ayer la iniciativa, una prueba de que "se puede ser activo socialmente y mejorar el mundo desde el entorno más cercano, sin falta de plantarse en Grecia o en algún lugar de conflicto", dijo. Marín señaló que ve "lejano" el fin del conflicto sirio, que comenzó en 2011 y desde entonces se ha cobrado la vida de centenares de personas. La voluntaria criticó duramente el tratado firmado por la Unión Europea con Turquía para contener a quienes intentaban cruzar el Mediterráneo huyendo de la guerra. "En Grecia hay más de 60.000 personas tiradas esperando asilo y a saber cuántos se quedaron por el camino. Chavales como vosotros que se prostituyen por diez euros para poder comer", lamentó. "Al llegar a Europa son rechazados, pensamos que vienen a quitarnos cosas, cuando no es así. Uno no pierde su cultura por compartir la del otro. Todo lo contrario: es enriquecedor", dijo. Marín apuntó que en España se vive una situación similar y no se respetan los derechos fundamentales al devolver "en caliente" a los africanos que llegan por el Sur en patera huyendo del hambre.

Compartir el artículo

stats