15 de junio de 2018
15.06.2018

El cabrales espera que la facilidad para abrir queserías funcione "a medio plazo"

"La gente que empieza alquila instalaciones antiguas", precisa el consejo regulador, que aplaude que se elimine la parcela mínima para instalarse

15.06.2018 | 02:04
Dos productores en el interior de una cueva.

A partir de ahora será mucho más fácil abrir una quesería o una explotación relacionada con la producción del queso en el concejo de Cabrales. El cambio de las normas subsidiarias ya es un hecho desde el pasado martes, tras el visto bueno dado por la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) y después de hacerse oficial a través del "Boletín Oficial del Principado de Asturias" (BOPA).

Políticos y queseros aplauden el cambio de la normativa y aseguran que se trata de una noticia que puede suponer un acicate para que nuevos emprendedores, a medio y largo plazo, comiencen una aventura profesional con el queso más famoso de Asturias como protagonista.

"Para el concejo es algo muy bueno", aseguró ayer el alcalde de Cabrales, Francisco González (PP). Sostiene que dar facilidades para la puesta en marcha de nuevas explotaciones es positivo y una demanda satisfecha. Cree que con la nueva normativa el número de productores y de explotaciones puede crecer. "A día de hoy no hay ninguna nueva explotación a la vista, pero no cabe duda de que las nuevas condiciones son beneficiosas y pueden hacer que otras personas se puedan incorporar", subrayó. Cree que las condiciones de implantación eran excesivas y suponían un frenazo para nuevos emprendedores, aspecto este que ahora se ha corregido.

La presidenta del consejo regulador del Queso de Cabrales, Jéssica López Fernández, indicó que el cambio de la normativa, que ya es una realidad, supone un alivio para el sector. "Con el entorno que tenemos en el concejo, donde predominan las fincas pequeñas, la anterior normativa no tenía sentido", señaló. Considera que las nuevas condiciones son acordes con las características del entorno y pueden provocar un efecto llamada a la hora de abrir nuevos negocios y apostar por el sector primario ligado a la producción del cabrales. "Ahora mismo no hay nuevas queserías en previsión. La gente que empieza lo hace alquilando queserías antiguas para arrancar y luego, si va bien, pasa a nuevas explotaciones", detalló.

Sin parcelas mínimas

El procedimiento para cambiar las condiciones comenzó con una modificación de la normativa urbanística del concejo por parte de la corporación municipal, en septiembre de 2013. El cambio más destacado pasó a ser que no sería necesario contar con una parcela de una hectárea para abrir una quesería. Con las nuevas condiciones ya no existirán parcelas mínimas.

Además, se podrán construir queserías en los núcleos rurales, algo que las normas subsidiarias de planeamiento anuladas impedían. De esta manera el porcentaje de ocupación máxima de todas las edificaciones de la quesería pasa del 5 al 20 por ciento, lo que permitirá instalaciones mucho más amplias.

La tardanza a la hora de aprobar la normativa (los trámites comenzaron en septiembre de 2013 y han concluido ahora), se debió a la existencia de defectos de forma que hicieron que los tribunales de justicia echasen para atrás en un primer momento la modificación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine