La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies muestra su rechazo a la autorización del Principado para buscar feldespato en Cardes (Piloña) al sospechar que los sondeos están orientados a localizar hidrocarburos que después puedan ser explotados mediante la técnica del "fracking" (fractura hidráulica). Basan su sospecha en que en el concejo piloñés ya existen otros dos proyectos de investigación minera para la búsqueda de feldespato -San Martín y Belonciu- y en que "resulta raro que se quieran abrir más canteras cuando hay decenas en Asturias de este mineral paralizadas por falta de demanda".

Los ecologistas denuncian que el permiso de investigación minero de Cardes, que afectaría a cuarenta y dos hectáreas de terrenos, se otorgó sin atender a sus alegaciones, en las que advierten de que no se concreta ni la cantidad ni la cantidad o ubicación exacta de los sondeos.

Más alegaciones: no queda claro cómo afectaría a la vegetación del entorno o a los acuíferos de la zona, los vecinos afectados no fueron informados suficientemente y tampoco existe un informe favorable de Patrimonio Cultural que descarte el daño a yacimientos arqueológicos."Entendemos que detrás hay otros proyectos de investigación de otros recursos que no se han querido reconocer y que suponen un riesgo por la amplitud de los terrenos a investigar a un particular sin capacidad ni técnica ni económica para su explotación", esgrimen los conservacionistas.