14 de julio de 2018
14.07.2018

Llanes concluye la obra en El Sablón, en la que se removieron 80 toneladas de arena

El Ayuntamiento concede permiso para abrir un bar de temporada en Gulpiyuri a pesar de la existencia de una ordenanza que lo impide

14.07.2018 | 00:54

Dos minipalas y dos dumper convivieron ayer con decenas de bañistas en la playa del Sablón en amor y compañía. Los últimos, ávidos de sol y de altas temperaturas, desembarcaron en el arenal nada más salieron los primeros rayos de sol. La presencia de maquinaria pesada en la playa fue recibida por la inmensa mayoría de los visitantes con los brazos abiertos. La intervención sobre la playa de El Sablón, llena de piedras y barro en la zona de baños debido a la acción de los temporales invernales, era para muchos una necesidad inmediata. Este arenal recibe una afluencia masiva de usuarios y posee gran importancia turística en el concejo.

Los trabajos para trasladar arena del centro de la playa a la parte delantera de la misma incluyeron, ayer, la remoción de más de sesenta toneladas de materiales. Previamente, se retiraron las piedras. La actividad en las playas copa estos días la actualidad del concejo, ya que en las últimas horas el Ayuntamiento de Llanes ha dado permiso para la instalación de un chiringuito en las inmediaciones de la playa de Gulpiyuri, pese a la existencia de una ordenanza, aprobada en 2017, que prohíbe expresamente la puesta en marcha de este tipo de negocios en las inmediaciones de este arenal natural.

"Hemos trabajado muy bien y la gente no se ha quejado", señaló una vez finalizada la faena uno de los operarios que tomaron parte en los trabajos de regeneración del arenal. Si el jueves movieron más de 18 toneladas de arena, ayer multiplicaron esfuerzos y, con otra minipala y otro dumper, removieron más de sesenta toneladas, lo que suma un total de cerca de ochenta. "La arena que echamos ayer (por el jueves) se asentó bien", señaló. Si el jueves se movieron desde el centro de El Sablón hacia los laterales 15 toneladas de piedras, ayer se completó esta operación retirando hacia esos lugares otras tres toneladas de cantos.

El barro, tapado

El regidor llanisco, Enrique Riestra Rozas, y el segundo teniente de alcalde y edil de Obras, Juan Carlos Armas, visitaron la playa para ver en primera persona los resultados. "La marea alta ha esparcido bien la arena que echamos el jueves", dijo Armas. Al final, no se realizaron los tres pasillos de acceso previstos a la zona de baños, sino que se retiraron la gran mayoría de las piedras de la parte central, se cubrió la zona con arena, y se tapó también la parte donde se descubrió barro.

Riestra alabó el trabajo llevado a cabo por Armas y el edil de Playas, Javier Ardines, para mejorar los arenales. "La memoria es frágil. Al llegar al Ayuntamiento creamos una concejalía de Playas por la importancia de estos lugares y por el reclamo turístico que suponen. Nos estamos tomando en serio cosas que antes no se trataban de este modo", destacó.

José Manuel Romano es un asiduo de El Sablón desde hace décadas. "Lo que se ha hecho aquí me parece muy bien. Vi fatal la playa el primer día que vine este verano. Estaba llena de piedras, grijo y barro", manifestó. Ludi Robles y su marido, Javier Caballero, vienen a Llanes en tren desde Torrelavega y celebran la actuación. "La playa ha mejorado. El otro día era peligroso hasta bañarse, pues, estando la marea alta, las piedras de la parte central de la playa no se veían y era peligroso. Ahora es otra cosa. Han trabajado bien y no han molestado", señalaron.

El Ayuntamiento espera completar la intervención en El Sablón la próxima semana, depositando en este lugar arena extraida en el dragado del canal de entrada del puerto que se está llevando a cabo estos días. La Demarcación de Costas dará permiso para verter la arena a El Sablón desde "La Nalona" una vez tenga en su poder los análisis que corroboren que los sedimentos están limpios.

Contra la normativa

El consistorio llanisco, según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA, ha concedido licencia para abrir un bar de temporada a 300 metros de Gulpiyuri, pese a que en septiembre del año pasado se aprobó una ordenanza que impide la apertura de negocios de temporada en esta playa, en la de Cobijeru y en los bufones de Arenillas y Santiuste. Está previsto que el chiringuito abra el próximo fin de semana, una vez queden soterradas las conducciones.

La propiedad del chiringuito, representada por la letrada Macarena García Díaz, del despacho De la Iglesia y Teijelo, había pedido también permiso a la CUOTA para el aparcamiento ubicado en las inmediaciones de Gulpiyuri, donde se instalará el chiringuito. Este parking, gestionado por el Ayuntamiento, abrió en 2015 y tenía permiso para ser utilizado hasta 2019 tras haber llegado a un acuerdo con la dueña del mismo, que lo cedió gratuitamente. Pero el Ayuntamiento ha renunciado a su uso para potenciar otro estacionamiento entre este arenal y el de San Antolín, abierto hace una semana. El año pasado, la vicealcaldesa, Marián García (Foro), no promovió su uso para proteger Gulpiyuri y, al final del verano, impulsó la ordenanza para completar la protección de esta playa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook