Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los conductores, enojados con las obras en el acceso a Arriondas en pleno verano

Los trabajos para reparar los baches junto al puente Emilio Llamedo generan retenciones de 15 minutos y disgustan a los empresarios locales

Obras junto al puente Emilio Llamedo, principal punto de entrada a Arriondas desde Ribadesella y Cangas de Onís. C. C.

Las obras para mejorar el tramo de carretera que discurre entre la rotonda del Portazgu y el puente Emilio Llamedo de Arriondas han generado malestar entre los conductores, que ayer por la mañana sufrieron retenciones de hasta quince minutos para poder acceder a la capital parraguesa desde Cangas de Onís o Ribadesella.

Los trabajos llevados a cabo por Demarcación de Carreteras tienen como objetivo acabar con los baches registrados en la rotonda de entrada a Arriondas con una nueva capa de aglomerado. Varios empresarios de la zona mostraron ayer su preocupación por el hecho de que el proyecto de mejora se lleve a cabo en temporada alta junto al puente de Arriondas, punto de salida de decenas de visitantes que quieren hacer el descenso del Sella en canoa. "Coincide además con las obras para hacer rebajes en las aceras de Arriondas, lo que genera mayor caos. ¿No tendrían tiempo a hacerlo en todo el año?", se quejaba un hostelero.

Por otro lado, es habitual en estas fechas que el puente Emilio Llamedo de Arriondas sufra alguna reforma por ser el punto de partida del Descenso Internacional del Sella que se celebra el próximo 4 de agosto. Así, es habitual que los operarios mejoren las vallas con al menos una capa de pintura. El Ayuntamiento de Parres y distintos colectivos como "Selleros" llevan tiempo reclamando al gobierno central una mejora integral de la infraestructura por motivos de seguridad. Alegan, entre otras cosas, que las aceras del puente son demasiado estrechas para que circulen carritos y sillas de ruedas.

Compartir el artículo

stats