Los residentes en Sobrefoz han expresado su malestar ante las obras iniciadas por Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) para tapar el "Pozón" del río Ponga, ubicado junto al área recreativa. Equipados con pancartas de protesta, una treintena de vecinos se concentraron ayer allí para denunciar la falta de información acerca de los trabajos y ante el temor de que acaben con una zona de baño de la que ya disfrutaban sus ancestros.

Los problemas comenzaron el lunes, cuando una pala abrió camino desde el área recreativa hasta el río, destrozando a su paso varios pivotes, para rellenar con sedimentos el "Pozón" y ante el asombro de los vecinos, que plantaron cara a los operarios, logrando con su actitud que paralizasen los trabajos.

La parroquia rural de Sobrefoz se puso entonces en contacto con los responsables del Parque Natural de Ponga a fin de conocer el motivo y el alcance de las obras, forzando una reunión que tendrá lugar durante la mañana de hoy y en la que CHC, el Ayuntamiento de Ponga y los responsables del espacio protegido buscarán una solución junto a los vecinos.

La alcaldesa de Ponga, la socialista Marta Mª Alonso, aseguró ayer que el consistorio también carece de información precisa sobre la obra que afecta al "Pozón". "Nos llegó un escrito de la subcontrata pidiendo un permiso para entrar por el área recreativa a hacer mejoras en la depuradora y el puente Ribota y con el compromiso de revertir los daños, pero no indicaban en qué consistía y nos enteramos por compañeros de que iniciaron las obras", lamentó la regidora, que mostró su apoyo a los vecinos.