Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El taxista coplero deja los Lagos

Daniel García, famoso por subir a los turistas al Enol y La Ercina a ritmo de Manolo Escobar, logra plaza en su localidad natal, Pola de Lena

Daniel García, en su vehículo, con la basílica de Covadonga al fondo. CRISTINA CORTE

Subir a los Lagos de Covadonga será a partir de ahora un poco más aburrido. El motivo: Daniel García García, el taxista conocido por cantar a los turistas temas de Manolo Escobar mientras circula rumbo al Enol y a La Ercina, deja la ruta. El conductor acaba de conseguir la licencia para trabajar con su propio vehículo en Pola de Lena, lugar donde nació y en el que residen sus familiares y amigos. "Estoy contento por regresar a mi tierra aunque es verdad que dejó atrás muchos amigos y que en la comarca de los Picos de Europa me trataron muy bien", apunta.

García llegó a Cangas de Onís para trabajar por cuenta ajena hace justo dos años y allí compaginó en este tiempo sus dos grandes pasiones: la automoción y la música. El joven, de 25 años de edad, pronto se convirtió en un reclamo total para turistas, que visitaban los Lagos al ritmo de canciones como "Y viva España", "La morena de mi copla" o "Mi carro". En el repertorio también había espacio para autores locales como Vicente Díaz y su éxito "Cuando fui a Covadonga", que hacían las delicias de los turistas. Rancheras y canciones más actuales completaban la actuación. Sus recitales llegaron a hacerse tan virales en las redes sociales que muchos visitantes llegaban a Covadonga preguntando específicamente por "el taxista coplero" para enfilar los doce kilómetros que distan de los Lagos.

Durante su etapa en los Lagos, su "modus operandi" siempre era el mismo: en la subida actuaba como guía, explicando a los viajeros los recursos más importantes con los que cuenta la zona. Si el ambiente era bueno y había "feeling", al bajar, de vuelta a Covadonga, les hacía la misma pregunta: "¿Queréis que haga algo para que nunca os olvidéis de mi?". Si la respuesta era afirmativa, comenzaba el espectáculo. "Respuestas ha habido de todo: desde los que te aplauden, los que te graban, te dan propina pero todos flipan", cuenta.

El taxista, que asegura "vivir en una nube y estar loco de contento" por conseguir su propia licencia en Pola de Lena, "indica que los destinatarios de sus cánticos serán a partir de ahora quienes se acerquen a parajes como el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa. García afirma que una vez se asiente en el negocio intentará retomar las clases de canto en una academia de Lugones para mejorar su técnica vocal. Como pasatiempo, indica que en el futuro le gustaría actuar por algunas fiestas de prau en verano en compañía de un acordeonista.

El conductor resalta que en el sector del taxi "la competencia es fuerte" y sus actuaciones pueden ser una forma más de diferenciarse y hacer que en el futuro los usuarios vuelvan a demandar sus servicios. "Si me quieren encontrar sólo tienen que venir a Pola de Lena, estoy disponible las veinticuatro horas", concluye el joven, que quiere profesionalizarse en el mundo de la canción.

Compartir el artículo

stats