Optimizar los recursos públicos y mejorar las condiciones laborales de diecinueve trabajadoras de ayuda a domicilio. Esos son los argumentos que puso encima de la mesa el alcalde de Llanes, Enrique Riestra (VxLl), para justificar la disolución de la mancomunidad Llanes- Ribadedeva, ente que será sustituido por una agrupación de municipios. Dar cuenta de este aspecto fue uno de los puntos del orden del día del Pleno celebrado ayer.

La disolución de la mancomunidad, según explicó el Alcalde de Llanes, supondrá un ahorro para las arcas públicas de, entre otras cosas, 1.400 euros al mes, en concepto de productividad, que cobraban el secretario y el interventor (700 al mes cada uno). También se suprimirá la figura del auxiliar administrativo. Las trabajadoras de ayuda a domicilio que dependen de Llanes (el noventa por ciento) pasarán a regirse por el convenio laboral del consistorio. El sueldo de éstas se verá mejorado. "Es justo subir los sueldos más bajos", dijo Riestra. "Queremos que los ciudadanos que pagan impuestos reciban servicios eficaces", destacó.

El líder de la oposición, José Herrero (PSOE), lamentó que la disolución no se tratase en los plenos de la mancomunidad. "Se empezó la casa por el tejado. No hay un informe jurídico que explique el procedimiento a seguir", y anunció un proceso "largo y farragoso". Para Herrero es un paso más dentro del "desbarajuste y desmantelación de los servicios sociales tal y como nos trasladan varios usuarios", así como "un capítulo más de la venganza contra el secretario y el interventor".

En el turno de ruegos y preguntas el PSOE reclamó al alcalde el informe que el interventor se ofreció a hacer para explicar las causas por las que, según el funcionario, no se daban las condiciones legales para que se pudiesen invertir 1,4 millones de euros en inversiones financieramente sostenibles. El PSOE alertó también de que hubo varios días en los últimos tres meses donde no hubo servicio de Policía Local "alguno coincidiendo con un puente".