13 de marzo de 2019
13.03.2019

La antigua iglesia de Cangas de Onís se incorpora al Inventario del Patrimonio

El ámbito de protección abarca más de dos mil metros, de los que 457 corresponden al templo, y el resto, a la plazoleta en la que se levanta

13.03.2019 | 01:09
La antigual iglesia parroquial de Santa María de Cangas de Onís, en el barrio de Cangues d´Arriba, ayer.

El Principado acaba de incluir la antigua iglesia parroquial de Santa María de Cangas de Onís en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. El templo, que en la actualidad sufre problemas de humedades, responde a tres etapas constructivas, la más antigua de las cuales (correspondiente a la capilla mayor) data de 1522. El inmueble fue iglesia parroquial hasta 1963, cuando se construyó una nueva en el centro de Cangas de Onís.

La incorporación al Inventario del Principado -con las categorías de edificio inventariado y de yacimiento arqueológico inventariado- permite delimitar un entorno de protección provisional para la construcción, a la que en 2003 se le dio un nuevo uso como Aula del Reino de Asturias. Allí se expone al público desde entonces una colección sobre la monarquía asturiana. En concreto, se fijan 2.057 metros cuadrados de especial protección, de los que 457 corresponden a la propia iglesia y el resto a la plazoleta en la que se emplaza, en el barrio de Cangues d'Arriba.

La iglesia de Santa María fue construida en 1522 a iniciativa de José Fernández de Caso y su esposa mayor de Nava, tal como testimonia la lápida fundacional empotrada en el muro norte. En una fecha avanzada de la Edad Moderna se levanta el cuerpo oriental de la nave, que enmascara las trazas de la nave originaria. Entre 1797 y 1804 se añade el cuerpo occidental, con acuerdo a un proyecto del año 1788 realizado por el arquitecto Manuel Martín. A esta fase de adscriben una gran cúpula y el campanario. En 1936 se acometió una reforma en la cabecera, levantando una segunda planta sobre las habitaciones laterales y adosando un nuevo cuerpo a cada una de ellas. La restauración acometida en los años 2000-2001, dirigida por los arquitectos Cosme Cuenca y Jorge Hevia, tuvo como objetivo frenar el deterioro del edificio y recuperar su armonía. Para ello se demolieron los añadidos, restaurando el tamaño inicial, renovando cubiertas y pavimentos, y construyendo dos pórticos abiertos al exterior, entre otras cosas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído