Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Han hecho mucho mal", dicen los vecinos sobre el vandalismo en el Camín Encantáu

Empresarios y lugareños lamentan el ataque a una de las esculturas de madera de la conocida ruta llanisca justo antes de Semana Santa

Clara Martínez y Ángel Sánchez, con una de las figuras ubicadas en Palaciu.

Clara Martínez y Ángel Sánchez, con una de las figuras ubicadas en Palaciu.

Indignación entre los vecinos del Valle de Ardisana. El acto vandálico contra una de las figuras de madera del Camín Encantáu, el principal recurso turístico de esta parte del concejo, ha sentado como un tiro a vecinos y empresarios. A todos ellos les cuesta entender las razones que han llevado a los vándalos a arrancar de la peana la figura del Busgosu, cortarle un brazo y destrozar uno de los indicadores.

La gamberrada tuvo lugar el pasado lunes al paso de la ruta por la localidad de Ricaliente. En diciembre de 2017 otro ataque a las figuras se saldó con la esculturas de madera de El Hombre del Sacu y El Pataricu rotas a hachazos. El Camín Encantáu tiene un recorrido circular de nueve kilómetros a través de La Venta, Gomezán, La Malatería, Palaciu, Ardisana y Ricaliente. A la vera del mismo hay 14 esculturas de madera a tamaño natural, de temática mitológica en su mayoría. La Guardia Civil investiga lo ocurrido.

"Es una salvajada. Se trata de una ruta con muchísimo atractivo. A nadie beneficia esto, y menos en estas fechas, con la Semana Santa tan cerca", señala una vecina de Ricaliente. Es precisamente en Semana Santa cuando más visitantes hacen la ruta. "La gente está disgustada. Quien lo hizo actuó de muy mala fe. Han tenido que ser cuatro tontos", manifiesta otro vecino.

Clara Martínez, integrante de la Asociación La Ablanosa, que impulsó la creación de la ruta en el año 2007, regenta un bar en la localidad de Palaciu. "Los responsables de esto han hecho mucho mal", señala. Sostiene que es raro el día del año en el que no pase nadie completando el recorrido. "El Camín Encantáu ha puesto en el mapa a esta parte del concejo y ha dado mucha vida a los pueblos. Ojalá muy pronto pillen a los responsables", subraya.

En Ardisana, Sandra Castro regenta el mesón "Las Cuevas". "Hasta en invierno y lloviendo he visto a gente hacer la ruta. Romper las figuras es una salvajada, pues no molestan a nadie. Ahora el Ayuntamiento la tendrá que arreglar y llevará un tiempo", se queja. Para José Luis Gutiérrez, el acto vandálico carece de cualquier justificación. "No tiene sentido", añade. Para este vecino de Ardisana, la ruta debería incluir señales pidiendo respeto para las esculturas, por un lado, y, por otro, reclamando a los turistas que no entren en fincas privadas para, por ejemplo, coger avellanas o manzanas.

La edil de Cultura del Ayuntamiento de Llanes, Marisa Elviro (VxLl), anunció hace unos días que ya se ha puesto en marcha el proceso para reparar la figura, que incluirá contactar con Pero Bueno, el escultor que le dio forma.

Compartir el artículo

stats