Robo en el puerto deportivo de Llanes. Una lancha amarrada junto a la zona de tránsito fue víctima de los cacos, que se llevaron de su interior 1.500 euros en cañas, chalecos salvavidas y una tabla de esquí acuático, entre otras cosas. La embarcación en cuestión es propiedad de Felicidad Camons Caballero. Su esposo, el llanisco Fernando González Villarías, denunció los hechos ante el cuartel de la Guardia Civil de Llanes el pasado sábado, tras percatarse de lo ocurrido. La benemérita sigue el rastro de un extranjero que estos días se ha dejado ver por Llanes.

González Villarías vio una vía abierta para aclarar lo sucedido en la posibilidad de que las dos cámaras de seguridad ubicadas en la compuerta captasen el hurto pero, al parecer, dichos dispositivos, gestionados por Tragsa mediante una subcontrata del Principado, no filmaron nada al estar desconectados. Antes de que Tragsa gestionase la compuerta, las cámaras estaban operativas y funcionaban. González Villarías lamenta que, pese a la presencia de cámaras, no exista control ni vigilancia alguna sobre las lanchas que puedan entrar y salir de la zona de tránsito.