Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Herrero doblega a Trevín en la guerra interna por el control del PSOE en Llanes

Tachan de "vergonzosa", en el comité autonómico de la FSA, la actitud del expresidente de Principado contra el candidato socialista en la villa

Gimena Llamedo y José Herrero, en primer término, antes de la asamblea celebrada en Llanes el pasado día 3, en la que Herrero fue ratificado como candidato a la Alcaldía de Llanes.

Gimena Llamedo y José Herrero, en primer término, antes de la asamblea celebrada en Llanes el pasado día 3, en la que Herrero fue ratificado como candidato a la Alcaldía de Llanes. EMILIO G. CEA

La "vieja guardia" del PSOE de Llanes, representada por los exalcaldes Antonio Trevín y Dolores Álvarez Campillo, se resiste a perder el control del partido. Tanto es así que ambos abroncaron al candidato a la Alcaldía y secretario general del partido en el municipio, José Manuel Herrero, durante la asamblea de la Agrupación Socialista de Llanes del 3 de marzo, en la que resultó elegido. Y todo en presencia de la secretaria de organización de la FSA, Gimena Llamedo, un peso pesado del partido que ahora lidera Adrián Barbón.

El eco de la "trifulca" ocurrida en la Casa del Pueblo de Llanes llegó hasta la reunión del comité autonómico que el 11 de marzo ratificó las listas electorales del PSOE a los próximos comicios. Allí fue la militante parraguesa Teresa Peláez Vega, presente en la asamblea llanisca, la que calificó como "una vergüenza" la intervención de Trevín contra Herrero en Llanes.

Que en la asamblea de Llanes "hubo movida" era vox populi en los mentideros políticos locales. La lista de Herrero a las municipales fue ratificada por 78 asistentes. Pero 30 personas votaron en blanco, al parecer, alentadas por las palabras pronunciadas por Trevín y Álvarez Campillo contra el candidato. Muchos votos para algunos. Hubo cuatro papeletas que se contabilizaron como nulas. En la votación para ratificar a Herrero, al haber una única candidatura, tan solo se podía votar a favor, por lo que el voto en blanco era un "no" enmascarado.

El ataque a Herrero de Trevín, otrora líder máximo del socialismo en Llanes, evidencia una fractura en el seno del PSOE local que se viene agigantando desde que en noviembre de 2017 el candidato a la Alcaldía se hizo con la secretaria general de la agrupación. Aquel día, el expresidente del Principado obtuvo un puesto en el comité regional, pero solo tras imponerse en una reñida votación al exconcejal Cándido Corral Monje, afín a Herrero, por 95 votos a 85.

Pero el inicio de las grietas en el búnker socialista llanisco comenzó ya en 2012, cuando Dolores Álvarez Campillo y José Balmori disputaron una enconada batalla por el poder en la agrupación, que concluyó con la entonces alcaldesa quitándole la secretaría general al en aquel momento director general de Administración Local.

En la última asamblea local, la exregidora, quien estos días apura su última etapa como diputada en la Junta General, afeó a Herrero que no contase con ella, pese a su cargo en Oviedo. Trevín, según algunos presentes, llegó a insinuar que se abstuvo de presentar una candidatura que compitiese contra la de Herrero para no terminar de romper la agrupación, y lamentó que el candidato a la Alcaldía de Llanes no siguiese sus consejos para confeccionar la lista. Que Trevín en compañía de Dolores Álvarez sondeó la posibilidad de patrocinar una candidatura a las municipales fue un rumor insistente en Llanes durante las pasadas Navidades.

Todo esto llegó el 11 de marzo al comité autonómico. Teresa Peláez Vega tomó la palabra para, con gran dureza, criticar la actitud de Trevín y calificar de "vergonzoso y bochornoso" lo sucedido en la villa llanisca. La mujer habló largo y tendido, primero sin dar nombres, para luego señalar directamente a Trevín. Terminado su parlamento, fue el turno del expresidente de Principado, que replicó sin nombrar a su oponente. La situación acabó con Gimena Llamedo y Trevín hablando sobre este asunto en la sala, hasta que el líder de los socialistas asturianos, Adrián Barbón, invitó a ambos a seguir la conversación fuera del comité.

"Lo ocurrido no deja de ser, a escala local, la lucha de la vieja guardia por no perder protagonismo y poder", señaló un exedil socialista en Llanes.

Compartir el artículo

stats