Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribadesella, con el agua al cuello para cuidar sus playas: 256.000 euros al año

La Alcaldesa clama contra la escasa ayuda exterior para un servicio que disfrutan los de fuera y que cuesta "casi el presupuesto de una concejalía"

Restos de las riadas de enero, ayer, en la playa riosellana.

Restos de las riadas de enero, ayer, en la playa riosellana. C. MURUZÁBAL

El Ayuntamiento de Ribadesella debe desembolsar unos 256.000 euros al año destinados a sus playas. Las arcas municipales deben hacer un gran esfuerzo, advierten en el gobierno local, que lamenta que las competencias que el consistorio tiene que asumir actualmente han crecido en los últimos cuatro años de forma importante, sin que las ayudas lo hayan hecho.

Así ocurre con la limpieza de los arenales y el mantenimiento del paseo de Santa Marina, dos responsabilidades que el concejo no tenía que soportar al comienzo de este mandato. La limpieza, presupuestada en 72.000 euros, no fue responsabilidad del Ayuntamiento hasta el año pasado, cuando estuvo subvencionada por el Principado, algo que no ocurre este año. "En otras comunidades del Norte hay subvenciones para la limpieza de playas", apunta la alcaldesa, Charo Fernández Román. En cuanto al mantenimiento de la barandilla del paseo y su limpieza, que cuesta de media unos 50.000 euros, anteriormente se encargaba Costas, una situación que también ha cambiado.

Pero el mayor desembolso que se hace en las playas es, sin duda, el de salvamento. "Vamos a gastar en salvamento 134.000 euros y la subvención del Principado este años es de 19.000, recuerdo que hace años era mayor y los costes, menores", afirma Fernández Román, quien lamenta que la bajada de ayudas por parte de otras administraciones reste capacidad al Ayuntamiento. "Lo que gastamos es playas es casi el presupuesto de una concejalía, si tuviéramos eso en Turismo sería increíble", afirma la alcaldesa.

En este sentido, la regidora ya ha manifestado en varias ocasiones su opinión sobre que los municipios del interior deberían aportar recursos para ayudar a los de costas en la limpieza de sus playas. Algo especialmente sensible en Ribadesella, pues la playa de Santa Marina se ubica en la desembocadura del Sella, río que arrastra consigo una gran cantidad de sedimentos. De hecho, se espera que en los próximos días el Estado limpie de forma extraordinaria los residuos que continúan acumulados en la arena de Santa Marina desde las riadas de enero. Una limpieza que, de no iniciarse pronto, el Ayuntamiento deberá asumir para tener la playa a punto para la Semana Santa, teniendo que aprobar para ello una nueva partida de emergencia.

Compartir el artículo

stats