05 de mayo de 2019
05.05.2019

Llanes, ojo avizor

"Esto es una maravilla", coinciden en afirmar los aficionados que se dieron cita en La Talá y en Purón por la jornada mundial de observación de aves

05.05.2019 | 00:57

Medio centenar de aficionados a la naturaleza y a la observación de aves de varios puntos de España se dieron cita ayer en Llanes para tomar parte desde la villa llanisca en el Global Big Day, el mayor evento ornitológico del mundo, que busca dar respuesta a la pregunta: ¿cuántas especies se pueden ver en todo el mundo en un solo día? Javier Gil, de Birding Picos de Europa; Luis Carrera y José Manuel Sanz comandaron las observaciones en la zona de la Talá y el paseo San Pedro, en Llanes, y en las inmediaciones de la localidad de Purón. El soleado día y la buena temperatura hicieron que fuese una jornada ideal para llevar a cabo una actividad de estas características.

"Iniciar a la gente en esto y hacerles ver el valor que tienen para la observación de aves espacios cercanos a zonas urbanas como, por ejemplo, La Talá, es una de las cosas que también buscamos con este tipo de iniciativas", indicó Luis Carrera, que aboga por la educación y la concienciación en el cuidado del entorno para mantener y poder disfrutar de la naturaleza que nos rodea.

"Hay que mostrar la gran biodiversidad que hay y que guardan los medios rurales", señaló Carrera, que destacó también el auge que en los últimos tiempos está teniendo el turismo ornitológico. "Mucha gente viene exclusivamente desde el Sur al Norte para ver pájaros que allí no se ven", añadió. Poder contemplar a la buscarla pintoja era uno de sus objetivos, y finalmente lo cumplió.

Sanz, por su parte, incidió en la importancia del evento impulsado desde un laboratorio ornitológico estadounidense para lograr en un solo día diferentes puntos de observación en varias partes del mundo (160 aproximadamente), para poder elaborar unos mapas de distribución de especies muy precisos. "Es una idea genial", dijo.

El vallisoletano Rafael Pérez acudió a la quedada con su hermano Carlos, quien tiene una casa en Cabrales. "Me encanta la naturaleza y los pájaros desde siempre", dijo. Pasar una mañana al aire libre y ver especies distintas a las que normalmente observa en sus paseos por Valladolid le motivó a tomar parte en esta iniciativa. "Esto es una maravilla. Me gustan los pájaros y la naturaleza desde niño", indicó.

Los ovetenses Miguel Vigil y Julia Quirós acudieron al encuentro con su hijo Gonzalo, de 6 años; los madrileños Mónica Antón y Rafael Torrecilla, y los hijos de estos últimos, los mellizos Jorge y Celia, de 7 años. "Estuvimos una vez en una actividad parecida en la ría de Villaviciosa y nos encantó. Es una manera de disfrutar de la naturaleza y de inculcar a los niños la importancia de cuidarla", señaló Vigil.

Mónica Antón se iniciaba ayer con entusiasmo en el mundo de la observación de aves. "Mi intención es pasar un día en familia en plena naturaleza y, al terminar, distinguir una gaviota de otro pájaro", dijo entre risas. Los niños Gonzalo Vigil y Jorge y Celia Torrecilla apuntaban en una libreta que les proporcionó Luis Carrera los pájaros que iban observando. Todos ellos buscaban ver un petirrojo. "Nos gusta mucho la naturaleza y los animales", señalaron.

La jornada se cerró con la puesta en común de las especies observadas tanto en la zona de La Talá como en Purón. En total identificaron cuarenta especies diferentes. Todo un éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído