18 de julio de 2019
18.07.2019

Infiesto mira a Covadonga

La Casa de Cultura acoge hasta agosto una colección de fotos que repasan los hitos más importantes del santuario cangués

18.07.2019 | 01:34

Un repaso al paisaje de Covadonga y su entorno en algo más de treinta instantáneas. Eso es lo que ofrece la muestra "Covadonga en la fotografía", que hasta el 16 de agosto se expone en la Casa de Cultura "Marqués de Vistalegre" de Infiesto.

La colección, cedida por el Muséu del Pueblu d'Asturies, incluye como pieza estrella una imagen tomada por el fotógrafo piloñés Modesto Montoto en 1915 en la que aparece un grupo de peregrinos de Piloña posando en la conocida como escalera de las Promesas de Covadonga. Destaca también la foto del porteo de una piedra sacada de Covadonga con destino a La Habana, donde estaba previsto dedicar un monumento a los emigrantes españoles, en 1955.

La exposición, que se puede visitar en horario de 10.30 a 14.00 horas por semana, da un repaso a la evolución espacial y arquitectónica del Real Sitio. La muestra piloñesa se encuentra dividida en varias secciones: La Cueva, panorámicas, la basílica, emigración, visitas familiares, peregrinaciones, bodas, Guerra Civil y 1951.

Un panel informativo ubicado a la entrada de la Casa de Cultura de Infiesto indica que las fotografías más antiguas que hay documentadas del santuario son las que realizó en 1858 Alfredo Truan Luard (1837-1890) con ocasión de la visita de Isabel II y la Real Familia.

A esas primeras imágenes en blanco y negro les sigue una serie iniciada en 1863 por el fotógrafo cangués José Ramón Alonso Villarmil (1831-1900), continuada entre 1886 y 1902 por Daniel Álvarez Fervienza (1857-1951). Todas ellas dan buena cuenta de las transformaciones que iba experimentando el santuario, cada vez más abierto al turismo.

La propaganda audiovisual hace que el número de peregrinaciones se multipliquen. Las fotografías comienzan a difundirse masivamente y los emigrantes asturianos llevan desde el siglo XVIII la imagen de la Santina y su celebración a muchos rincones de América. Fruto de esa apertura serán las bodas y primeras comuniones, que se convertirán en costumbre de gran arraigo popular. Este movimiento, que hace de Covadonga foco por excelencia de Asturias, tiene en José González Merás (1873-1956 ) a uno de sus más fieles documentalistas.

La construcción del camarín de la Santa Cueva, la erección de la basílica y la apertura del Gran Hotel Pelayo son algunos de los hitos en la transformación de Covadonga, que en 1918 fue protagonista de acontecimientos como las celebraciones por la declaración del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook