19 de julio de 2019
19.07.2019

La abstención del PP permite aprobar las liberaciones y los sueldos en Ribadesella

El Alcalde cobrará 46.798 euros al año, y el edil José Luis Díaz, 43.688, ambos con dedicación exclusiva; además, hay dos liberados parciales

19.07.2019 | 01:09

El Ayuntamiento de Ribadesella ya se encuentra constituido y desbloqueado. La abstención de los tres concejales del Partido Popular ha permitido que las liberaciones y los sueldos del equipo de gobierno fueran aprobados, con lo que la normalidad vuelve al consistorio.

A pesar de haber llegado a la sesión plenaria sin acuerdo, según explicó el portavoz del PP, Paulo García, el hecho de que, finalmente, durante el propio pleno, el alcalde, Ramón Canal, admitiera un error a la hora de calcular los salarios hizo que la balanza se inclinara a su favor. Y es que, finalmente, los sueldos van a subir un 10 por ciento respecto de los del anterior mandato, un poco menos que la propuesta que en un principio llevaba el PSOE, algo que en el PP vieron con buenos ojos, por lo que decidieron abstenerse.

Finalmente, Canal y José Luis Díaz van a ser los únicos liberados con dedicación exclusiva y van a percibir un salario de 46.798 y 43.688 euros al año, respectivamente, una cantidad que, según señalaron ambos, es inferior a lo que perciben en sus puestos de trabajo.

Los otros dos ediles, con liberación parcial, son la socialista Cristina Cerra, con una dedicación al 50 por ciento y un sueldo de 14.000 euros, y el concejal de Ciudadanos Luis Fuentes, con 10.000 euros anuales y una liberación del 40 por ciento.

Rechazo de Foro y Pueblu

Los que no compartieron la visión del PP fueron Foro y Pueblu. La portavoz de Foro, María José Bode, afirma que para ellos una subida del 10 por ciento "no es excesiva", pero que lo que sí que consideran desproporcionado es el sueldo tanto del alcalde como de Díaz.

Una opinión que, de alguna manera, también comparten en Pueblu. Su portavoz, Ricardo Cangas, apunta a que los salarios han subido respecto del mandato anterior cuando las jornadas de liberación han bajado. Además, tampoco están de acuerdo con el reparto de las liberaciones: "Nos preocupa que el 80 por ciento de la dedicación recaiga en dos personas, eso son menos personas trabajando", considera Cangas. Unas objeciones que no han impedido que la medida quedara aprobada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook