19 de julio de 2019
19.07.2019

Santa Marina sorprende en Parres

Un centenar de aldeanas procesionaron marcha atrás, como manda la tradición, en la fiesta de la localidad llanisca

19.07.2019 | 01:09

La localidad de Parres lucía ayer mejor que nunca para celebrar la fiesta más peculiar de todas cuantas tienen lugar durante el verano de Llanes. O, al menos, una de las que más tradiciones propias presenta, pues los festejos en honor a Santa Marina sorprenden a todos aquellos que los ven por primera vez gracias a su procesión marcha atrás, para no dar la espalda a la imagen de la Santa, a su misa cantada con gaita y al ofrecimiento de los corderos.

La misa de gaita, interpretada por el coro de Parres dirigido por Gema Cea, y con Julián Herrero poniendo la música, fue celebrada por el párroco Florentino Hoyos en las inmediaciones de la capilla de Santa Marina y dio paso a una concurrida procesión en la que alrededor de un centenar de aldeanas marcharon "culutrás", mirando siempre a la Santa, que fue a hombros de René Gutiérrez, Esteban González y los hermanos Javier y Joaquín Sobrino. Marcaban el ritmo con sus tambores Manuel Fernández, Lucía Fernández, Elisa González y Egrellí Fernández.

El color lo ponían tres ramos perfectamente adornados con hortensias azules y rosas, y rebosantes de panes. El más pequeño lo llevaban Pelayo Villar, Ari Guitián, Sergio Fernández y Yago Miguel. El mediano era transportado por Cristian Coro, Álvaro Martínez, Leo López y Gabriel Sobrino, mientras que el grande lo llevaban Jorge Sobrino, Jorge Arenas, Carlos Fernández y Alfredo Coro.

Tenía un lugar destacado en la procesión Antonio De Stefano, afincado en Suiza pero con raíces en Parres, que este año pudo acudir a la fiesta junto a su hija Celia. "Nos hace mucha ilusión venir", afirmó.

Uno de los momentos más esperados fue el de las ofrendas. Además, de numerosas flores, este año dos corderos fueron ofrecidos a la Santa: uno de la familia González y otro de la nueva comisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook