22 de julio de 2019
22.07.2019

La hoguera de la Magdalena emociona a Llanes

Mozos del bando de todas las edades "bailaron" los tres eucaliptos ante la atenta mirada de cientos de personas

22.07.2019 | 01:14

La hoguera del bando llanisco de la Magdalena embrujó a última hora de la tarde de ayer con su hechizo el centro de la villa, donde cientos de personas se arremolinaron en las aceras para ver pasar los tres grandes eucaliptos "bailados" por mozos de todas las edades. La espera de quienes querían ver el tradicional espectáculo, algunos por primera vez y otros que aunque están acostumbrados no querían perdérselo, terminó cuando desde la Concepción los porruanos se echaron los grandes troncos al hombro y, entre gritos de "¡Viva la Magdalena!", arrancaron con destino a su querida calle Mayor.

Decenas de aldeanas y porruanos, todos con el clavel en la solapa, como manda la tradición (es la flor distintiva del bando), marcharon por la vía principal. Ellas pusieron la nota de color con la interpretación de algunos bailes tradicionales que hicieron saltar los flashes de las cámaras del público ante lo bello de su interpretación.

Antes, durante la tarde, la Banda de Gaites "Llacín" había puesto música y ritmo al centro de Llanes en un ameno pasacalles a modo de apertura de los actos festivos.

Pero, sin duda, las protagonistas de la tarde fueron las tres hogueras, que hábilmente los hombres y niños del bando iban "bailando" de un lado a otro de la calle mientras cambiaban el hombro de apoyo, un paso que causó sensación entre todo el público que se había arremolinado en el lugar, que en algunos puntos tuvo que apartarse para dejar una calle más ancha para la comitiva, ya que manejar unos eucaliptos de ese tamaño no se antoja una tarea fácil.

Al frente de la hoguera de mayor tamaño, que medía unos 30 metros, iba Antonio Manzaneque, entusiasta de la Magdalena, que se encargó de la gran labor de guiar a todos sus compañeros. Por delante de ellos, a buen ritmo y sin perder el paso, marchaban los niños con el eucalipto de menor tamaño, el futuro del bando llanisco del mes de julio, que van acogiendo las tradiciones de sus mayores desde la infancia, y la hoguera mediana, "bailada" por aquellos que ya miran hacia la grande sabiendo que pronto serán ellos los encargados de la misión de su transporte. Sin duda, en el bando no tienen de qué preocuparse, hay cantera para que Santa María Magdalena siga siendo celebrada en Llanes durante muchísimos años más.

El momento más importante de la jornada llegó cuando la comitiva llenó la calle Mayor, el centro neurálgico de los festejos del bando de la Magdalena. Allí, en la plazuela junto a la capilla donde durante el año descansa la santa, se quemaron las hogueras mientras las aldeanas formaban un círculo y cantaban las canciones propias del bando, auténticas piezas del folclore más llanisco.

Con las hogueras todavía en la retina, las fiestas en honor a la santa no paran en Llanes. Hoy es el día grande de la Magdalena, en el que, de nuevo, los simpatizantes del bando llanisco se vestirán con los trajes de aldeana y porruano, sin olvidarse de adornar su solapa con el clavel, y saldrán a disfrutar los muchos actos que tienen preparados, como el pasacalles, la misa solemne, una nutrida procesión en la que la imagen de la santa recorrerá algunas de las principales calles de la villa y su festival folclórico, con la siempre llamativa jota de la Magdalena como joya indiscutible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook