31 de julio de 2019
31.07.2019

Empresarios y turistas, aliviados por la reapertura de la playa de La Franca

"El domingo la gente veía que no se podía bañar y se iba", lamentan los negocios del arenal de Ribadedeva, ya con calidad de agua "excelente"

31.07.2019 | 00:58
Aspecto de la playa de La Franca ayer.

La playa de La Franca, en el concejo de Ribadedeva, ya está nuevamente abierta al baño después de que los resultados de los análisis realizados ayer por la Agencia de Sanidad Ambiental del Principado de Asturias arrojaran unos datos inmejorables: la calidad del agua es excelente. Con esto, en el municipio esperan dejar atrás estas 72 horas de cierre que comenzaron el pasado sábado, cuando se detectó un foco de contaminación orgánica, un problema que, asegura el alcalde, Jesús Bordás, ha sido "un puntual episodio de contaminación de corta duración, motivado posiblemente por algún tipo de vertido".

Y de entre todos los afectados, los que ayer respiraban más aliviados por las noticias eran los propietarios y encargados de los negocios situados en el entorno de la playa. Ese era el caso de Jorge Puertas, del camping Playa de La Franca. "El domingo hizo muy buen día, pero la gente llegaba, se enteraba de que no se podía bañar y se iba", lamenta Puertas, que afirma haber recibido la noticia de la reapertura al baño del arenal con mucha alegría. "No sabíamos cuánto tiempo podía durar, así que estamos aliviados, menos mal", afirma.

Un sentimiento parecido al de Felipe Sordo, director del hotel Mirador de La Franca, donde durante el fin de semana registraron algunas cancelaciones de última hora al conocerse la situación, además de huéspedes que decidieron acortar su estancia. Sin embargo, el análisis de los daños va incluso más allá. "Habría que mirar también, aunque es imposible de calcular, cuánta gente pensaba llamar para reservar y venir y al final no lo hizo por ver la noticia, que eso también nos afecta", lamenta Sordo, quien espera que el famoso arenal de Ribadedeva pueda recuperar rápidamente su buena imagen.

Una buena imagen por la que está dispuesto a luchar Jesús Vallín, del chiringuito Los Emilios, quien considera que "hay que tomar medidas para que esto no se repita". "Lo notamos muchísimo, el domingo la barra trabajó al 10 por ciento y el lunes, que aquí se trabaja tanto como los domingos, no hubo nadie", explica Vallín, quien también sufrió en sus carnes las anulaciones de última hora para comer en su establecimiento, algunas realizadas incluso con mucha antelación.

Y si la noticia era recibida con alegría por parte de los hosteleros, los turistas no se quedaban atrás. Ese era el caso, por ejemplo, de Enrique Rojo, un madrileño que ha acudido a la zona con su familia para pasar unos días. "Llegamos ayer y la verdad es que no nos habíamos enterado de lo que había pasado hasta que estuvimos aquí. Decidimos quedarnos a esperar porque nos dijeron que igual hoy (por ayer) se solucionaba, así que estamos contentos de que haya sido así", afirma Rojo.

Según afirma el regidor, todo apunta a que este episodio vivido en la playa de La Franca se debe a "algún tipo de vertido" que ya se está investigando. Sin embargo, como medida complementaria, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico está realizando una obra de recanalización del río Cabra en su desembocadura en el arenal para evitar su contacto con la zona de baños. Unos trabajos que se espera que terminen hoy mismo para que el impacto en los usuarios de la playa sea mínimo. "Los trágicos hechos ocurridos durante estos días deben servirnos al menos para hacernos recapacitar sobre el medio ambiente", apunta Bordás.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook