11 de agosto de 2019
11.08.2019

El incendio de un coche colma la paciencia del barrio Bustillo llanisco, que exige más Policía

"Fue intencionado", afirman los vecinos, que aseguran que un residente apagó con un extintor otro vehículo aparcado en una calle cercana

11.08.2019 | 01:07
El coche, calcinado, tras ser apagado por los bomberos.

El llanisco barrio Bustillo vio alterado el sueño de sus vecinos en la madrugada del sábado con un fuerte incendio que calcinó por completo un vehículo de alta gama y afectó a otro, además de a las ventanas de tres viviendas situadas frente al lugar en el que estaban estacionados los vehículos. La situación ha caído como otra gota sobre el vaso de la paciencia de los vecinos de la zona, que lleva tiempo desbordado por los ruidos y el vandalismo nocturno.

Los bomberos del parque de Llanes recibieron la llamada al filo de las 5.45 horas y hasta el lugar se desplazaron tres efectivos con el vehículo de primera salida. Su intervención fue rápida, pues a las 6.07 horas ya habían dado el fuego por controlado y a las 7.00 horas dieron la intervención por terminada con su vuelta al parque, lo que impidió que los daños materiales fueran mayores. Sin embargo, los habitantes de esta zona de la capital llanisca no están tranquilos, pues según cuenta el presidente de la Asociación de Vecinos de Barrio Bustillo Llanes Este, Pedro Morán, creen que el fuego fue" intencionado".

"Mi hermana sintió una explosión, y luego ya empezaron el humo y el fuego", cuenta Morán, una circunstancia que podría ser fortuita, pero que él sostiene que fue provocado porque después de que se desatara este incendió "empezó a arder otro coche en la calle Cabrales", es decir, dos calles más arriba que la que estaba registrando el principal foco, pero aún dentro del barrio, "Un vecino bajó con un extintor y evitó que ese incendio fuera a más", afirma Morán. Por desgracia, no se puede decir lo mismo del foco principal, en el que algunos vecinos del edificio afectado por las llamas de los vehículos optaron por salir a la calle ante el panorama que se les presentaba en la misma ventana de su casa. "En la explosión, parte de la defensa de uno de los coches saltó hasta el tejado y en una casa el fuego reventó los cristales y derritió la persiana", relata Morán, testigo directo del fuego.

Se da la circunstancia de que esta no es la primera vez que tienen que lidiar con un hecho semejante. Hace algo menos de un año, en la madrugada del 8 de septiembre, festividad de La Guía en la villa, un coche quedó completamente calcinado y otros tres resultaron afectados en otro incendio que tuvo lugar, precisamente, en la calle Cabrales. En aquel momento, los vecinos también sospecharon la intencionalidad del asunto.

Por eso, Morán ha afirmado que va a solicitar una reunión con el alcalde de Llanes, Enrique Riestra, para solicitar la instalación de cámaras de seguridad en el barrio, así como que haya más presencia policial en la zona.

Pero el barrio Bustillo no fue el único punto conflictivo durante esa noche en la capital llanisca. La tienda de alimentación "Rico-Rico", situada en la esquina entre la calle Mayor y la vía principal, sufrió un intento de robo. Una o varias personas desconocidas intentaron acceder al interior del local rompiendo una de las puertas de cristal del establecimiento, pero finalmente huyeron sin ni siquiera acceder a su interior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook