13 de agosto de 2019
13.08.2019

Llanes estudia instalar nuevas cámaras en la villa, que ya cuenta con tres

El alcalde, Enrique Riestra, asegura que la medida "no es una reacción" a los incidentes en el barrio Bustillo, donde fueron quemados tres coches

13.08.2019 | 00:49

El Ayuntamiento de Llanes va a valorar la posibilidad de instalar nuevas cámaras en la villa que se sumen a las tres que ya existen y que llevan años funcionando en la capital del concejo. Una medida que, según resalta el alcalde, Enrique Riestra, no es una "reacción" a los actos vandálicos que tuvieron lugar hace escasas noches en el barrio Bustillo, cuando ardieron tres coches, sino un compromiso continuo con la mejora de la seguridad.

"Se valorará, se tiene que trabajar en mejorar la seguridad en todos los aspectos", apunta Riestra, quien quiere recordar que cuando el cuatripartito, con él ya a la cabeza, llegó al gobierno llanisco en 2015 "había cuatro auxiliares de Policía en verano y ahora hay diez". Lo que aún no se conoce es cuándo o cómo se van a llevar a cabo estas mejoras en la seguridad, ni en qué zonas se van a implementar, pues su estudio es un proceso complejo.

Donde no quiere entrar Riestra es en las declaraciones realizadas por el grupo municipal del PSOE, que apunta a que el corte del tráfico en la calle principal de Llanes y en la zona de La Calzada durante varias horas significaba un "peligro" para los vecinos de los barrios Bustillo y El Cuetu por el aumento del trafico que experimentan dichos lugares. "Si esa es la actitud que van a tener como oposición, no van a encontrar respuesta", afirma tajante Riestra.

En caso de que finalmente se intalen las cámaras, se estaría atendiendo a la petición realizada por el presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Bustillo Llanes Este, Pedro Morán, quien las solicitó después de que hace unas noches un coche quedara completamente calcinado por las llamas y otros dos fueran afectados, además de las ventanas de tres viviendas, en un fuego que considera que fue "intencionado". Y es que no era la primera vez que se daba esta situación en la zona, pues hace casi un año, en la madrugada del 8 deseptiembre de 2017, hasta cuatro coches quedaron afectados por las llamas en mayor o menor medida.

Además, la misma noche del incendio en el barrio Bustillo, una o varias personas intentaron acceder rompiendo un cristal a una tienda de alimentación situada en el centro de la villa, en esta ocasión sin éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook