17 de agosto de 2019
17.08.2019

Consternación en Ortiguero por la muerte de un vecino de 42 años de un infarto

Los cabraliegos lloran a Pedro José Rubio, vigilante de Tragsa en los Picos de Europa

16.08.2019 | 23:42

En estado de shock. Así se encontraban ayer, viernes, los compañeros de Pedro José Rubio Borbolla, quién falleció de forma repentina -infarto fulminante-, con tan sólo 42 años de edad, en la tarde del jueves, en su domicilio familiar de Ortriguero (Cabrales). Prestaba, actualmente, servicios de vigilante de la empresa Tragsa en la vertiente canguesa del parque nacional de los Picos de Europa, en Los Lagos, y tenía jueves y viernes como jornadas de descanso. Además, ayer, 16 de agosto, en señal de duelo y luto en su memoria, fueron suspendidas las fiestas patronales de San Roque, en Ortiguero.

En la pequeña localidad cabraliega también son días de inmenso dolor y tristeza. Y es que nadie encuentra explicación para lo ocurrido a Pedro José Rubio, que estaba soltero y tenía un hermano.

"No te lo crees, no lo esperas". Así de contundente se mostró al mediodía de ayer en Vega La Tiese, en Los Lagos de Covadonga, Omar Alonso Maestro al expresarse sobre la muerte de uno de sus amigos y compañero de trabajo. Nadie daba crédito a ese fatal desenlace en el área de servicio de Buferrera, zona en la que desempeñaba su tarea Pedro José Rubio.

Un día muy triste, con pelos como escarpias, tanto para las amistades cercanas como para la familia del muerto, que era primogénito del matrimonio formado por Josefa Borbolla de la Fuente y Pedro Rubio Peláez, éste durante muchos años profesor en el Instituto Rey Pelayo de Cangas de Onís.

El funeral de cuerpo presente por el eterno descanso de Pedro José Rubio Borbolla tendrá lugar hoy, sábado, 17 de agosto, a las once de la mañana, en la iglesia parroquial de Santa María, en la ciudad de Cangas de Onís.

Posteriormente, será incinerado en el Tanatorio de El Salvador, en Oviedo. La capilla ardiente se encuentra instalada en el Tanatorio de Funerarias del Oriente, en la ciudad canguesa, concretamente en la sala nº 1, donde se han recibido infinidad de muestras de condolencia a lo largo de las últimas horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook