22 de agosto de 2019
22.08.2019

El barrio Bustillo de Llanes se siente "aislado" por los cortes de tráfico

"Hay vecinos que están pensando en hacer guardias nocturnas", alerta Pedro Morán con respecto a los problemas de seguridad en la zona

21.08.2019 | 23:29
Coches circulando por el barrio Bustillo, en la tarde de ayer.

"Una solución ya". Eso es lo que piden los vecinos del barrio Bustillo de la capital llanisca ante el incremento del tráfico en sus calles por las restricciones aplicadas a los vehículos en el centro de la villa en las tardes de verano, unos cortes que se han ampliado hasta el próximo domingo y que, consideran, les perjudican.

"Lo normal es que del año pasado a este hubieran solucionado los problemas, pero creo que hay más afluencia de gente", afirma Jesús Díez, residente en el barrio Bustillo, quien entiende que "los barrios periféricos sufren las consecuencias" de los cortes de tráfico en la calle principal. Unos problemas que, según apuntan los residentes, van más allá del aumento del número de vehículos. "Para ir, por ejemplo, al centro de salud hay que hacer un recorrido mucho más largo, y si hay alguna urgencia se nota", apunta Maria José Bustillo.

Una opinión más moderada tiene el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Pedro Morán, quien apunta que, "como este año cortan el tráfico más arriba, no afecta tanto como el año pasado". Sin embargo, sigue viendo un problema fundamental para ellos. "Nos aíslan del centro, nos tratan como si no viviéramos en Llanes, y eso atiende a intereses particulares que están sobrepasando los intereses generales de los vecinos", lamenta Morán. Una situación que en las últimas semanas se ha visto agravada por los problemas de seguridad que han denunciado los propios vecinos, al arder cuatro coches en dos noches distintas en sus calles, llegando a afectar incluso a tres viviendas y creando una sensación de alarma general.

"Antes, si se oía un petardo por la noche no pasaba nada y ahora cuando tiran uno hay muchos vecinos que se asoman a la ventana a ver qué pasa", cuenta Morán, que afirma que hay incluso algunos vecinos que "están pensando en hacer guardias nocturnas".

Y es que hay "miedo" a las noches en el barrio. Antonio Herrero vivió casi de primera mano la quema de los coches, pues su hermana fue una de las afectadas. "La gente no se atreve a dejar el coche aparcado en la calle", explica. Y ante la falta de soluciones que se les han dado por el momento, Herrero espera que "no tenga que pasarle algo a alguien para que se tomen medidas". Un hartazgo general que ha llevado a pedir a la asociación vecinal la instalación de cámaras y más control del tráfico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook