23 de agosto de 2019
23.08.2019

Cámaras y mayor presencia policial para prevenir los actos vandálicos en Llanes

"Vamos a intentar ponerle las cosas difíciles a quien lleva a cabo estos actos tan deleznables", manifiesta el alcalde, Enrique Riestra

23.08.2019 | 00:49
Varios vecinos del barrio Bustillo en la puerta del Ayuntamiento de Llanes, ayer.

Más presencia policial en las calles y la instalación de cámaras de tráfico en puntos estratégicos son las principales medidas que se está valorando tomar en Llanes tras la junta de seguridad celebrada ayer en el Ayuntamiento, en la que se encontraban el alcalde del municipio, Enrique Riestra, y representantes tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local, para tratar los últimos actos vandálicos acaecidos en el concejo, como la quema de coches en el barrio Bustillo.

A pesar de los últimos acontecimientos, Riestra llama a la calma, pues afirma que las estadísticas de la criminalidad en el municipio "son buenas", aunque va a solicitar a Delegación de Gobierno que le haga llegar los datos oficiales, y ha pedido que no se utilice el asunto como "un arma política". "A los vecinos, transmitirles tranquilidad; vamos a intentar ponerle las cosas difíciles a quien hace estos actos tan deleznables", dice el Alcalde.

En Llanes hay diecinueve policías locales repartidos en tres turnos, además de diez auxiliares durante el verano, según datos aportados por el propio Riestra, por lo que se va a intentar aumentar su presencia en las calles. Además, se ha pedido a la Guarcia Civil que valore la posibilidad de instalar cámaras de tráfico y que estudie cuáles serían los puntos donde son más necesarias. Pero, a pesar de todo esto, el regidor pide ayuda a otras administraciones, a las que pide que consideren la crecida de la población que sufre Llanes en la temporada estival, que pasa de unos 14.000 habitantes a "picos de hasta 80.000 personas", por lo que cree que sería de ayuda que otros organismos prestaran apoyo y refuerzo.

Tras la junta de seguridad, Riestra recibió a un grupo de vecinos del barrio Bustillo, donde en el último año han ardido ocho coches y se han visto afectadas tres viviendas. Junto a ellos también estaba una representante de los habitantes de El Cuetu, otra zona de la capital llanisca que denuncia problemas de vandalismo, como pintadas en las fachadas y desperfectos en sus vehículos. El presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Bustillo Llanes Este, Pedro Morán, afirma que salen "satisfechos con las palabras" dichas en la reunión, pero espera que se traduzcan "en hechos". "Estaremos vigilantes, esperamos sentirnos seguros y apoyados", comenta Morán.

Y es que, con los últimos acontecimientos, el miedo se ha instalado en el, por lo general, tranquilo barrio, sobre todo porque en los últimos incidentes algunas viviendas se vieron afectadas, por lo que se teme que el asunto pueda derivar en daños personales.

Una de las personas que ha sufrido los daños en primera persona es Juan Marcos Mier, cuyo vehículo fue calcinado. "Es un trastorno económico y una situación de riesgo, hay cierta tensión y la gente tiene inseguridad porque no sabe dónde aparcar su coche", lamenta Mier. Por eso, tanto él como el resto de los afectados esperan que lo hablado en la junta de seguridad se traduzca en medidas y éstas se pongan en marcha cuanto antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook