25 de agosto de 2019
25.08.2019

Cangas despide agosto con Carnaval

El doble del popular chef turco Nusret Gökçe y un príncipe catarí, los dos disfraces más sonados de un Antroxu estival que desbordó ingenio

25.08.2019 | 01:12

Algunos comensales que acudieron a cenar a una conocida sidrería-parrilla del distrito San Pelayo, en pleno corazón de Cangas de Onís, quedaron perplejos cuando vieron que les atendía el "doble" del famoso chef turco Nusret Gökçe, quien se hizo muy popular a raíz de su peculiar forma de tirar sal sobre exquisitos chuletones y sabrosos costillares. Todo, salvo la sorpresa inicial, formaba parte del Carnaval de Verano que ayer, sábado, se celebró en la vieja capital del Reino de Asturias.

Otra figura que no pasó desapercibida entre las decenas de visitantes que paseaban, a media tarde, por la avenida de Covadonga vino a ser otro "doble", en este caso de un príncipe catarí que se dejó caer por estos lares, quizás con ganas de invertir en el área de Picos de Europa. Además, ni corto ni perezoso, trabó conversación con un auxiliar de la Policía Local -éste ejerciendo su tarea de regular la circulación-, ante las miradas de sorprendidos turistas. Y no era para menos.

El Carnaval de Verano ha ido ganando adeptos cada año y son cada vez más los trabajadores de los pubs y demás negocios de hostelería cangueses que se animan a disfrazarse en estas fechas para dar ambiente antroxero a finales de agosto en la antigua Cánicas.

Eso sí, la "movida" se preveía al filo de la pasada medianoche en la conocida calle Celso Diego Somoano, centro del evento que organizaron algunos pubs y que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Cangas de Onís.

Los más jóvenes también tuvieron ocasión de divertirse con sus disfraces, aunque no hubo desfile, ni mucho menos premios.

El ingenio de los cangueses estuvo, tal como cabía esperar, a la altura esperada. Aún más, rompen moldes. Cabe reseñar, entre las chicas, a un nutrido grupo de muchachas luciendo vestimenta de sandía, con mucho colorido y desparpajo, portando sobre sus cabezas un tocado, simulado, de la refrescante fruta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas