27 de agosto de 2019
27.08.2019

El Principado prohíbe el marisqueo en el Eo por el vertido de purines de Guiar

La Confederación Hidrográfica ha detectado contaminación en cinco kilómetros y estudia retirar el estiércol acumulado en las márgenes

27.08.2019 | 10:04

El Principado prohibió ayer el marisqueo en la ría del Eo tras conocer la dimensión del vertido de purines detectado el pasado domingo por la mañana en una ganadería de Guiar (Vegadeo). La medida decretada por la Dirección General de Pesca Marítima es "cautelar". El Principado está a la espera de los resultados definitivos del laboratorio de Salud Pública para conocer si los moluscos están o no contaminados.

Entre tanto, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la Guardia Civil estudian el origen de vertido y tratan de conocer qué ocurrió para depurar responsabilidades. Según pudo saber este diario, el ganadero se encontró con una tubería rota de la balsa de purines a primera hora de la mañana del domingo. De inmediato, llamó al Ayuntamiento de Vegadeo y se iniciaron las tareas para tapar el agujero. Pese a la rapidez con que se actuó no se pudo evitar el vertido de entre 300.000 y 350.000 litros de estiércol y desecho animal, según estima la Confederación.
El Ayuntamiento de Vegadeo desaconsejó de inmediato el baño en la ría del Eo y en las playas colindantes, como la de Arnao. La recomendación se mantuvo ayer. El vecino concejo de Ribadeo también hizo lo propio.

La Consejería de Sanidad del Principado no emitió ningún comunicado. De forma rutinaria, la Agencia de Sanidad y Consumo "hará un análisis del agua de las playas de la zona, algo que se hace durante todo el verano", señaló.

Los trabajos para conocer las dimensiones del vertido continuaban ayer. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico no aclaró los efectos inmediatos en el medio ambiente. De momento, se plantea la posibilidad de retirar el purín de las márgenes del arroyo Ouria, con tres kilómetros afectados, y de la ría del Eo, con dos kilómetros contaminados. Esta solución está en manos de criterios técnicos. Ayer, un equipo de Tragsa se desplazó al lugar del suceso para conocer de primera mano el vertido y se puso a trabajar. Como primera medida, los operarios han instlado una barrera pantalla en la confuencia del arroyo Ouria con la ría del Eo.

Ante la alarma, las empresas de turismo activo tuvieron que interrumpir sus planes. La firma Cientovolando no pudo desarrollar ayer las actividades previstas tras conocer las alertas de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Hoy retomará las rutas.

Algunas voces señalan que los vertidos de purín al Eo "son constantes". En la zona no se ve la mancha del vertido del domingo y tampoco se detecta mal olor. Sí se acumula espuma en Ferrería, justo donde el arroyo Ouria llega al Eo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook