Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Familias con hijos discapacitados piden más apoyo y recursos en la comarca

"Los padres se sienten solos y buscan a otros para apoyarse", señala Alba Romero, del colectivo Alienta, que impulsa una red de atención

Reunión de la asociación Alienta, en Llanes.

Reunión de la asociación Alienta, en Llanes. R.M.M.

Las familias del Oriente con hijos que sufren algún tipo de discapacidad y necesidades educativas especiales se sienten en inferioridad de condiciones por vivir en una de las alas de la región en comparación con quienes residen en la zona central y las principales ciudades del Principado. Ésta fue la

Por este razón, el colectivo tiene previsto poner en marcha proyectos como la escuela de padres y ofrecer apoyo psicosocial para paliar estas deficiencias.

Romero explica que las familias se sienten aisladas y echan en falta una mayor red de apoyo entre ellas para afrontar problemas, preocupaciones, dificultades e inquietudes que son comunes a todas ellas, aunque sus hijos tengan necesidades diferentes en función de sus circunstancias personales. Pero creen que al vivir en la zona oriental del Principado no disponen de esa red de apoyo que sí respalda a las familias que viven en núcleos urbanos de mayor tamaño.

Pero no solo echan en falta la unión de familiares en un territorio tan amplio con es el oriente asturiano, sino también recursos. Alba Romero apunta, por ejemplo, que las prestaciones de atención temprana son insuficientes, ya que solo disponen de una unidad en Arriondas. Lo consideran escaso.

Es precisamente cuando los niños son más pequeños o cuando van creciendo, entre los 16 y 18 años, las edades en las que más echan en falta esta atención especializada, por lo que en demasiadas ocasiones se sienten desorientados sobre cómo actuar con sus hijos que tienen discapacidad intelectual o física o necesidades educativas especiales. El abanico es muy amplio, indica Alba Romero, porque su asociación aglutina tanto a familiares con hijos que padecen autismo, parálisis cerebral o algún tipo de discapacidad. "Buscan encontrar otras familias para darse apoyo porque se sienten solos y no tienen referentes", apunta. Agrega que "es importante conocer personas en la misma situación y que se cree esta red de apoyo". A esta demanda se suma también "la falta de recursos para edades tempranas y cuando tienen entre 16 y 18 años".

En la misma línea, este colectivo demanda una mayor oferta de ocio para sus hijos, pues las actividades para realizar en grupo o en las que puedan participar son más bien escasas. Una mejora del transporte fue otro de los asuntos que salió a relucir en la reunión, pues igualmente les preocupa.

Además de las necesidades educativas, también pusieron sobre la mesa otras en materia sanitaria, como es la ya conocida falta de pediatras en este área. De igual modo, Alba Romero recogió la petición de los padres de recibir formación para poder brindar una mejor atención y cuidado a sus hijos.

Necesitan espacios de ocio, respiro para las familias con hijos dependientes, apoyo psicológico y terapia de acompañamiento y otras específicas (acuática y psicomotricidad), así como mayor inclusión social en los centros educativos. A esta primera convocatoria de la asociación Alienta acudieron una veintena de profesionales, familiares y la edil de Juventud, Priscila Alonso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats