Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compuerta de Llanes no puede abrirse en pleno temporal, sostiene el Principado

La cofradía pide que se revise el protocolo de la instalación: "Pesca nos dio permiso para faenar y el mismo gobierno no nos deja salir"

Un pesquero, amarrado en el puerto deportivo de Llanes.

Un pesquero, amarrado en el puerto deportivo de Llanes. EVA SAN ROMÁN

El temporal mantuvo amarrados los barcos pesqueros en el puerto. Pero el fin de semana el Gobierno regional levantó la mano y permitió salir a faenar a los pesqueros de Llanes porque el nivel de olas era menor. Sin embargo, la compuerta que resguarda del oleaje al puerto deportivo no

Sin embargo, según el Gobierno del Principado, la compuerta no se abrió el fin de semana porque "no se dieron las condiciones fijadas en el protocolo" para su gestión. Un protocolo que los pescadores no entienden. "Pesca nos dio permiso para salir a faenar y el mismo gobierno no nos abre para poder salir", incide Batalla. Una situación que solo se produce, insiste el Gobierno, "para garantizar la integridad de la propia compuerta, que no puede accionarse con oleaje excesivo", y porque "en pleno temporal no es posible abrir o cerrar".

Por parte del Ayuntamiento de Llanes, el concejal de Obras y Medio Ambiente, Juan Carlos Armas, se hace cargo de la problemática que supone para los pescadores llaniscos una gestión a distancia de la compuerta. "Nosotros apoyaremos las reivindicaciones de nuestros pescadores, que la compuerta se abra bajo unas direcciones técnicas, y propondremos estudiar si se puede optimizar esa gestión siendo los pescadores quienes puedan abrir y cerrar" en función de las posibilidades de pesca, "pero todos tenemos que ser conscientes de que hay unas determinadas cuestiones técnicas que hay que cumplir y un protocolo elaborado por ingenieros basado en un uso adecuado de la compuerta", subrayó el concejal.

Armas recordó, que "la última vez que un dirigente político obligó a abrir la compuerta para que los barcos pudieran salir a faenar, aun estando activado un plan de alerta de oleaje, esta se estropeó y nos costó arreglarla 400.000 euros". El problema. indica Batalla, "es que la propia compuerta tiene deficiencias" y las consecuencias son para los pescadores, "que nos tenemos que quedar en casa", porque los barcos han de resguardarse en una zona en la que "parece que tienen más importancia las embarcaciones deportivas".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats