Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navidad de diseño en Covadonga

El santuario, toda una atracción este fin de semana por la fuerza del agua, estrenará un belén con figuras de luz de gran tamaño

Camellos en un jardín.

Camellos en un jardín. J. M. C.

El santuario mariano de Covadonga ya se prepara para las inminentes y tradicionales fechas navideñas. La gran novedad en esta ocasión en el real sitio será, sin lugar a dudas, el llamativo alumbrado artístico que se está instalando estos días en los jardines de la basílica y que se convertirá,

Así, en las cercanías de la basílica se colocó un belén; en tanto, unos metros antes, en el mismo espacio verde, destacan unos camellos, así como también la figura de un oso. A todo ello se suman los aleros del edificio de La Escolanía. Por otro lado, ya fue colocado el belén en el Museo de Covadonga y también se está montado desde hace escasas jornadas el localizado en la santa cueva.

Los preparativos navideños no han pasado desapercibidos para los visitantes de este fin de semana, al igual que las famosas resurgencias de agua.

Éstas están más fuertes y bonitas que nunca a raíz de las persistentes precipitaciones registradas durante lo que va transcurrido del presente y lluvioso mes de noviembre, sumado a las nieves acumuladas en las cumbres de los Picos de Europa. Así las cosas, el santuario se ha convertido en todo un espectáculo de impresionantes cascadas que llaman la atención de cuantos visitantes y peregrinos se acercan en estas fechas otoñales al real sitio.

Tanto el río Reinazo como el "chorrón" bajo la santa cueva y la "cola de caballo", ésta en el Parque del Príncipe se encuentran en su máximo esplendor. Incluso, como dato meramente anecdótico, resulta tarea un tanto ardua difícil para los foráneos acercarse en estas circunstancias meteorológicas a la conocida como Fuente del Matrimonio. Los visitantes y peregrinos han tenido que observarla de lejos para evitar salir "duchados" de la zona. Muchos se han quedado con las ganas de beber de sus caños, algo que -cuentan- asegura la boda. Será para la próxima.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats