Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FRANCISCO ROZADA | Cronista oficial de Parres

"Parres ha de sumarse a los actos del centenario de Galdós"

"La capital, Arriondas, precisa sin más dilación un cambio estético en profundidad: el puente, la plaza cubierta, aparcamientos..."

Francisco Rozada.

Francisco Rozada. FERNANDO RODRÍGUEZ

Francisco Rozada, el cronista oficial de Parres, no descuida el concejo de cuya actualidad debe dar cuenta como tal sin descuidar el pasado. Urge actuar contra las inundaciones y un cambio estético en Arriondas. Sin dudarlo, reclama sumarse a la conmemoración del fallecimiento de Benito Pérez Galdós.

- En 2020 se cumplirá el centenario de la muerte del escritor, vinculado por su relación con la parraguesa Lorenza Cobián al concejo.

-Claro, Parres ha de sumarse a los actos. Sería bueno organizar algo en la Casa de Cultura y tratar de contactar con los familiares.

- ¿Cuáles son los principales retos del concejo?

- Cuidar y mejorar lo bueno que nos han dejado los que nos precedieron y entregarlo en las mejores condiciones a los que nos sucedan, así como poner en marcha el nuevo Plan general de ordenación, que permita fijar población que encuentre aquí un futuro prometedor.

- ¿En qué medida afecta la despoblación a Parres?

- Hace un siglo el concejo llegó a alcanzar casi los 9.500 habitantes, cuando ahora somos 5.353. En estos momentos el 51% somos nacidos en el municipio, otro 32% en otros municipios asturianos, un 8% más en el resto de España y el 9% restante en el extranjero, una cuarta parte de estos últimos (115) son nacidos en Rumanía, con 65 empadronados más que son nativos de la República Dominicana, siendo estos dos últimos los grupos extranjeros más destacados. El número de fallecidos casi duplica al de nacimientos, habitual en España.

- ¿Cuáles son las principales carencias de Parres?

- Arriondas precisa sin más dilación un cambio estético en profundidad. Seguimos a la espera de la plaza cubierta "García Dory", al igual que aguardamos desde hace años la reforma del puente principal de acceso a la villa sobre el río Sella. Mejorar y ampliar las zonas de aparcamiento es otra necesidad y peatonalización de la plaza Venancio Pando, habilitando más espacios verdes. Los políticos municipales han prometido a los parragueses que acometerán la mejora de la arteria principal de la villa, incluyendo, por ejemplo, una nueva iluminación más eficiente y sostenible. No dudamos de que así será.

- ¿Es complicado compaginar la conservación de zonas naturales con la explotación turística?

-No tendría por qué ser un problema serio el que conviviesen armónicamente la conservación y la explotación turística de nuestros ríos, ambas son importantes, pero la degradación del río Sella se pone de manifiesto, por ejemplo, con las nuevas plantas invasoras como el bambú amarillo o japonés que afecta las orillas del Sella y el Piloña, crea matorrales de forma muy rápida y apenas dos semanas después de podarlos a fondo reaparecen con fuerza. Erradicarlas ya con sus raíces será un reto para el Principado. Por otra parte, la multitud de plásticos que quedan en las riberas arrastrados por las crecidas de estos ríos ya es una calamidad, señal de la falta de conciencia cívica de algunos ciudadanos.

- Arriondas tiene gran problema con las inundaciones.

-Sí y los sobresaltos son cada vez más frecuentes. Siglo y medio lleva el concejo de Parres intentando controlar estas adversidades (y así quedó registrado multitud de veces en los archivos municipales), pero la culpa la tenemos los seres humanos al lesionar el natural discurrir de nuestros ríos en una especie de duelo que no siempre ganamos. La capital del concejo ha ido creciendo sin tomar demasiado en serio los "enfados" que de vez en cuando manifiestan sus vecinos fluviales, y en los últimos 50 años incluso los ha retado como nunca lo había hecho antes. Las construcciones y edificios levantados en lugares próximos al Sella y al Piloña, que siempre fueron zonas inundables, no dejaron de crecer.

- ¿Por ejemplo?

-La urbanización de El Barco, desde hace más de 60 años, y la ahora conocida como "Arriondas Norte". Otras instalaciones importantes como el colegio "Río Sella", el edificio de Educación Infantil, las instalaciones deportivas de ambos y el Instituto de Enseñanza Secundaria Obligatoria "El Sueve" fueron edificados en zonas inundables reconocidas. Ahora, igual que viene ocurriendo desde hace siglo y medio, nuestra "penitencia fluvial comunitaria" se mantiene y se agrava como consecuencia de nuestros errores. A la comunidad educativa vino a sumarse la comunidad sanitaria, con el Hospital del Oriente y la nueva urbanización de Castañera, ambas a la vera del río Piloña. Es un clamor y una demanda social que los estudios y actuaciones que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico concluyó hace más de tres años y cuya inversión prevista era de más de 15 millones de euros, se pongan ya en marcha.

- En materia de infraestructuras, ¿el demandado túnel del Fitu en la carretera a Colunga es una reclamación realista?

-La carretera nacional 634 a su paso por Parres precisa desde hace tiempo de una reforma sustancial. Sobre el posible túnel de El Fitu, habría que cuidar en extremo todo lo relacionado con el impacto medioambiental. Sería una obra importante, tanto para nuestro concejo como para los más cercanos, porque poder vertebrarse a través del mismo con la autovía nos situaría en un lugar aún más apetecible, comercial, logística y turísticamente hablando.

- ¿Cuáles han sido los principales cambios en el concejo?

- Parres puede definirse a lo largo de su historia como un concejo con un marcado aspecto rural, el cual viene a envolver y arropar a su espacio netamente urbano como es su capital, Arriondas. La notable reducción del sector primario dio paso a uno secundario, en auge hasta llegar al que llamamos sector servicios, el cual se incrementa de forma exponencial muy notablemente, llegando a alcanzar ya un 65% de la producción y el empleo del concejo. Casi la mitad de los empleos regulares están en las ramas de actividades relacionadas con la alimentación, bebidas, restauración y, en la época estival, con el turismo de recreo y otros. La construcción llegó a ocupar un 16% del empleo hace una década y estuvo orientada hacia la construcción de vivienda nueva, en algunos casos, adquirida como segunda residencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats