DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demolición del antiguo edificio del IES de Cangas de Onís, en marcha

Los daños estructurales del inmueble, de los años sesenta, obligan a los alumnos a dar clases en barracones desde hace cinco años

En los próximos días, antes de finalizar el año, darán comienzo los trabajos de derribo y desescombro del antiguo Instituto Femenino, edificio vinculado al Instituto de Educación Secundaria "Rey Pelayo", de Cangas de Onís, toda vez que ya está prohibido estacionar vehículos en la explanada. Los daños estructurales del inmueble obligan desde hace cinco años a alumnos a dar clase en barracones.

En el recinto perimetral de la susodicha explanada del antaño Instituto Femenino se han colocado diversos pequeños paneles informativos sobre tal medida con motivo de las ansiadas obras de demolición del vetusto inmueble.

El Ayuntamiento aprobó en abril la preceptiva licencia para el derribo del antiguo Instituto Femenino -edificio que data de principios de la década de los 60 del siglo pasado-, en base al proyecto redactado por el arquitecto Gregorio Estévez Alonso. Salvados todos los trámites burocráticos, resta que la empresa adjudicataria de los trabajos de inicio a la demolición.

La Consejería de Educación del Principado de Asturias adjudicó por la cuantía de 129.499 a la empresa Posada Organización SA, con sede en el Polígono de Tabaza, en el concejo de Carreño, las obras de demolición del antiguo Instituto Femenino de Cangas de Onís.

El presupuesto base de licitación de esos trabajos había salido en 250.079, con un plazo de ejecución de tres meses, presentándose nueve empresas.

El Instituto Femenino de Cangas de Onís albergó sus primeras clases en noviembre de 1965, una vez se trasladó la Sección Femenina desde el "Palaciu Pintu", localizado éste en el populoso barrio de la Concepción. La construcción del Instituto fue posible gracias a las donaciones realizadas por el benefactor Ramón González Soto, que estaba casado con Camila Beceña González. Ahora está pendiente el nuevo edificio, que en Cangas confían que no se dilate mucho.

Compartir el artículo

stats