20 de enero de 2020
20.01.2020

Los cazadores plantean cupos flexibles para controlar la población de jabalíes

Las cuadrillas del Oriente advierten, tras constatarse la presencia de un animal por el centro de Llanes, que es clave limpiar las fincas para no atraerlos

20.01.2020 | 00:58

La presencia por las calles de Llanes de un jabalí días creó cierta alarma entre la población. Sin embargo, los cazadores del Oriente, que están dispuestos a hablar de una regulación de cupos de cara al año que viene, advierten de que el animal, que corría por la travesía y llegó hasta el acantilado del tendedero de redes, huía de una cacería y no perseguía a alguien. Tal vez haya más jabalíes, pero en numerosas ocasiones son transeúntes, dicen. Y si estos están más cerca de las casas en la zona rural viene motivado, en parte, por la falta de limpieza de fincas, lo que les facilita a ellos un lugar seguro para encamarse entre la maleza.

En cualquier caso, tal como exponen las cuadrillas de cazadores, "el tema debe ser tratado en una mesa en la que estén representadas todas las partes, la Consejería, la sociedad y los propios cazadores". Y añaden: "No queremos exterminar la especie y por ahora estamos contentos con los cupos. El problema es que tal vez, plantean, "deberían ser flexibles a lo largo de la temporada de caza" y variar en función del número de animales que se vayan censando en la zona. De este modo, "el próximo año debería permitirse matar más animales y subir un poco los cupos".

En la actualidad "en la zona de la mar se pueden matar cinco jabalíes, en Nueva tres, y el problema de los cupos es que en los montes no hay siempre los mismos jabalíes". No los hay porque, según cuentan los cazadores, "cuando en Palencia, Burgos o León cortan el maíz, los jabalíes suben hacia el Norte en busca de saucu o castañas, llegan aquí hasta encontrarse con la mar, pero hay que tener en cuenta que son animales transeúntes que, seguramente, en 25 días o un mes se vayan".

Y añaden: "Podríamos proponer matar dos más, pero regulándolo, siempre, contando con todas las partes". Y, por el contra, "si vemos que hay demasiado cupo, pues bajamos". Se trata de flexibilizar, con un mínimo y un máximo, la posibilidad de caza de las nueve cuadrillas que ahora forman el coto de Llanes.

Cuentan los cazadores que en la actualidad el monte está más limpio que muchas fincas situadas en las zonas urbanas y rurales. Es por eso que, explican, "van buscando el matorral para poder encamarse". Este extremo, propone, se podría evitar "si la administración permitiera en unos casos y obligara en otros a los propietarios a mantener las fincas en perfecto estado no veríamos, como vemos, a jabalíes en Poo o San Martín metidos entre los bardos".

Los cazadores quieren dejar claro que su afición no pasa por acabar con el jabalí; "Hay que regularla llegando a un consenso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído