Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La normativa de los Picos obliga a dejar diez metros de una pista de pastores sin arreglar

Cangas de Onís acondiciona el camino de La Flecha al límite con el Parque, una petición histórica de los ganaderos para evitar un rodeo de varios kilómetros

Un operario hace mediciones en el sendero de La Flecha, en Gamonéu.

Un operario hace mediciones en el sendero de La Flecha, en Gamonéu. EVA SAN ROMÁN

El Ayuntamiento de Cangas de Onís quiere adecuar el camino de La Flecha hasta el límite con el Parque Nacional de los Picos de Europa, un sendero agropecuario que discurre por los montes cangueses y que da servicio a los ganaderos del Valle del Güeña. Si los planes salen

El Gobierno cangués ha desarrollado un proyecto que aprovecha el actual sendero -que discurre por un firme irregular que hace imposible el tránsito, que no llega al metro de ancho y que no permite el paso de vehículos agrícolas-, y lo completa a lo largo de 325 metros, casi su totalidad. Porque faltarán diez metros para finalizarlo, los que están sujetos a la protección del Parque. Así, el trazado en el que se actuará y permitirá el uso ganadero no llegará hasta La Huesera. No se completa, pues, la propuesta de los pastores, pero sí se acerca a la solución planteada por los mismos. Porque se trata de eso, por un lado, subraya el regidor de Cangas de Onís, José Manuel González Castro, "de facilitar la actividad a los ganaderos y a los pastores, los verdaderos valedores de nuestro espacio protegido" y, por otro, apunta, "de fijar población en el entorno rural, dando comodidades a los nuevos emprendedores que se planteen iniciar aquí su trabajo", abunda el edil. Si las políticas, las regionales y las locales van por ahí, no tendrá sentido prolongar más la petición histórica de los pastores.

Costará, según los cálculos recogidos en el proyecto, unos 70.000 euros, y el Ayuntamiento está ahora pendiente de que el Servicio de Montes del Principado de Asturias dé el visto bueno a la petición. "Creemos que hay buena disponibilidad en cuanto a abrir nuevos accesos para la mejora del sector ganadero, por eso intentaremos que nuestros ganaderos no sean de segunda y tengan un acceso digno para el desarrollo de su trabajo. Existe un precedente, en Onís, donde ya se han acercado estas posibilidades de accesos a los ganaderos", recuerda.

Su intención la aplaude el regido de pastos de la Montaña de Covadonga, José Antonio García, quien subraya la importancia de esta obra. "Llevamos años detrás de esta actuación, no tiene sentido poder caminar en línea recta dos kilómetros desde el pueblo y tener que hacerlo dando un rodeo de hasta veinte" , dice García.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats