Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ | Alcalde de Peñamellera Baja, cumple 20 años en el cargo

"Peñamellera Baja tiene más actividad que la media, pero tenemos que creérnoslo"

"Estamos en un lugar privilegiado y podemos ofrecer cosas, nos faltan emprendedores; tal vez no hemos sabido transmitírselo a los jóvenes"

José Manuel Fernández, en el despacho de Alcaldía.

José Manuel Fernández, en el despacho de Alcaldía. EVA SAN ROMÁN

Ganó sus primeras elecciones por una diferencia de 14 votos. Tuvo que repetir los comicios y revalidó su puesto por más de 80. José Manuel Fernández Díaz gestiona el municipio de Peñamellera Baja desde hace dos décadas y ha ido revalidando mayorías absolutas desde que llegó al poder en 1999.

- ¿Cómo empieza su historia?

-Cuando decidimos presentarnos a la Alcaldía gobernaba el PSOE en Peñamellera Baja. Lo hicimos con la condición de renovar totalmente la lista del PP, con gente que nunca había estado en el Ayuntamiento ni en política. Nos presentamos en junio de 1999 y ganamos las elecciones por 14 votos pese a las desventajas: en Asturias el PP estaba roto por la crisis protagonizada por Francisco Álvarez-Cascos y Sergio Marqués. Previo a los comicios el ambiente estaba enrarecido, había vecinos enfrentados y se respiraba mucha tensión en la calle.

- También la jornada electoral fue conflictiva.

-Sí. Se impidió votar a gente porque había errores ortográficos entre el censo y el carné, eran errores que nunca se habían corregido y nunca habían supuesto ningún problema. Tras el recuento, el PSOE impugnó el resultado. La junta electoral de zona, la regional y la nacional dieron por bueno el resultado. Pero los socialistas recurrieron a la justicia ordinaria y un juez, ante semejante desbarajuste, decidió la repetición de elecciones. Se repitieron el 28 de noviembre de 1999. Ganamos por más de 80 votos después de que Vicente Álvarez Areces hubiera arrasado en las regionales. Ni un solo día en la democracia Peñamellera Baja ha coincidido con el color político del Principado de Asturias.

- ¿Cómo fue el comienzo de su equipo?

-Nosotros veníamos a quitar crispación y a buscar paz social, y yo creo que el pueblo así se lo tomó y lo entendió. Nos encontramos una situación económica delicada. De hecho, tuvimos que pedir dinero a un particular para abonar a los trabajadores municipales la paga de diciembre. Había una deuda de sesenta millones de pesetas desordenada, no de créditos, sino de agujeros en la luz, en la Seguridad Social? liquidez, cero.

- Y ante eso, ¿qué se hace?

-Nos reunimos con el personal municipal e iniciamos entrevistas con el Gobierno del Principado, con quien pese a ser siempre de otro signo político hemos sabido mantener una correctísima y extraordinaria relación institucional. En aquel momento estaba José María Aznar en Madrid y Álvarez-Cascos era ministro de Fomento. Se hicieron desde la Administración central inversiones importantes. Empezamos a renegociar créditos con la Administración local, recurrimos a todas las líneas de ayuda que había, nos acogimos a todos los planes de empleo y escuelas taller?

- ¿Cómo se evolucionó?

-Los políticos tenemos que ver los ayuntamientos como una familia o una empresa. Hay que gastar lo que tienes, lo que ingresas, excepcionalmente por una obra especial o una emergencia irse a endeudamientos. Si logras ese equilibrio, si vas arreglando cuando sucede el bache, la farola que se cae, la valla?, si logras poner el contador a cero, sin abandonar las infraestructuras, luego es relativamente fácil y sencillo gestionar. Hemos tenido, también, mucha suerte con los trabajadores municipales, y eso genera estabilidad y da continuidad a los proyectos.

- ¿Cómo alcanzaron la deuda cero?

-Cuando Francisco Álvarez-Cascos ganó las elecciones en el Principado, dijo que iba a dejar fuera de la convocatoria de subvenciones a todos los que no estuvieran al día con pagos. Liquidamos lo que teníamos en aquel momento. Nunca debimos nada a proveedores y, sin embargo, nos vimos perjudicados por los que sí lo hacían al fijar Mariano Rajoy la regla de gasto. Una gran medida, por cierto, que evitó muchos problemas a muchos ayuntamientos.

- ¿Qué papel tiene Peñamellera Baja en la región?

-Tal vez no seamos capaces de transmitir lo que hacemos desde aquí dentro, pero somos un concejo con actividad constante, con un tejido de jóvenes que se mueven, con posibilidades? Tenemos un rallysprint, una cabalgata de reyes de las mejores de los concejos similares, hay tres ferias al año, hemos sabido conservar los bolos, tenemos fútbol, piraguas, carreras de montaña? Estamos por encima de la media, pero tenemos que creérnoslo.

- La pérdida de población y el éxodo juvenil siguen siendo una constante en el concejo sin que nadie parezca poder hacer nada por evitarlo. ¿Cómo promocionaría Peñamellera Baja para atraer o fijar población?

-Este es el gran fracaso de todos los pequeños ayuntamientos de este país: no hemos sido capaces de pararlo, salvo raras excepciones, en franjas costeras. Es un drama que afecta a toda la España interior y nosotros no estamos ajenos. Es la mayor frustración que tengo después de tantos años. La causa principal es el poco crecimiento demográfico del país y de Asturias en particular. El sector primario lleva tres décadas en reconversión y no sabe a dónde va, yo en un período de cinco años vi cómo se subvencionaba a un ganadero para hacer una nave ganadera y cómo se le subvencionaba para abandonar la actividad. Las autovías han servido para irse más que para venir. Los jóvenes no encuentran atractiva la zona rural.

- Entonces, ¿no hay futuro?

-Yo creo que sí tenemos posibilidades de crecer en otros ámbitos, más allá del sector primario. Tenemos todos los servicios básicos (centro de salud, cuartel, correos, escuela, bancos, farmacia?), si somos capaces de mantenernos podremos ofrecer algo. El turismo activo y todo lo que tiene que ver con la naturaleza es un buen nicho de mercado, estamos en un lugar privilegiado, somos la puerta de los Picos de Europa cántabros y asturiano, pero nos faltan emprendedores. Tal vez la generación anterior no hemos sabido transmitir a los jóvenes lo necesario.

- ¿Cuáles cree que son sus mayores logros?

-La mejora en las infraestructuras, se renovaron todas las carreteras. Los alumbrados públicos. Las redes de abastecimiento de agua. La depuradora, el paseo fluvial, el dique de contención para evitar riadas, el polideportivo? Los servicios sociales han sido fundamentales y podemos presumir de no haber tenido listas de espera.

- ¿Qué le falta por hacer?

-Lograr la construcción de un establecimiento residencial en el municipio para mayores. El arreglo de la travesía de Panes, que tuvo dinero consignado por el anterior Gobierno. O seguir mejorando las infraestructuras ganaderas.

- ¿Repetirá candidatura?

-No lo sé. No me he planteado dejarlo todavía. Estamos en el sexto mandato, pero con la misma ilusión que en el primero. Hemos tenido alguna oportunidad de cambiar, pero aquí es donde de verdad me siento a gusto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats