Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pastores, contra el plan rector de los Picos: “Hay enfado, el futuro no va por ahí”

El regidor de pastos critica que solo destinen “cien euros al año” para el lobo y no se ataje el matorral | “El Parque tiene ya mal arreglo”, afirma

Vista del Urriellu nevado.

Vista del Urriellu nevado. Miki López

“El Parque tiene ya un mal arreglo, estamos desilusionados y el futuro no es por donde lo marcan, hablaremos cuando pase toda la crisis sanitaria, porque la gente está enfadada”.

El regidor de pastos de la Montaña de Covadonga, José Antonio García, resume así, entre el desánimo y el enfado, los pasos que el Patronato de los Picos de Europa dio el pasado lunes con el visto bueno a un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) que, entre otras medidas genéricas, “contempla cien euros al año”, durante la próxima década, para gestionar la problemática del lobo en el espacio protegido. “No sé cómo calificarlo”, sentencia García, tras una temporada en la que los pastores han registrado “datos como los de hacía tiempo que no se sufrían” con daños que han golpeado con fuerza a las cabañas ganaderas, tanto en el puerto alto como en los pastos bajos.

“Reservan mil euros para la gestión del lobo en los próximos diez años, ¿qué van a hacer? ¿para qué son exactamente? Porque no creo que pueda ponerse en marcha ningún plan efectivo. Con ese dinero, poco puede hacerse, si es que tienen pensado hacer algo. Porque lo que creo es que destinar algo de dinero a esta cuestión es, claramente, una forma de cubrir el expediente”, critica el regidor. Sin embargo, advierte, “eso ya no nos vale, no sirve con poner un epígrafe destinado a algo si luego la realidad es que no se dota de actuaciones, inversión y contenido, debería darles vergüenza tenerlo todo como lo tienen y dar el visto bueno a un plan que no nos ha tenido en cuenta para nada”, censura.

Y no sólo se trata de paliar de algún modo los daños del lobo o equilibrar, si es aún posible, la convivencia entre el cánido y la ganadería de ovino, caprino, vacuno y equino, “basta dar una vuelta por el Parque para ver que ya casi no hay praderas”, lamenta el regidor. El matorral ha ido ganando terreno y los pastos cada vez reducen más su capacidad para alimentar la carga ganadera existente en los concejos que aportan su territorio al Parque. La ausencia de podas, quemas o desbroces ha hecho que “esté todo descontrolado”. La consecuencia la sufren los ganaderos, “pero no hay que olvidarse que también la van a sufrir los montañeros”, advierte el regidor.

“Estamos cansados”

“Si el matorral continúa en expansión, tal como podemos ver que así sucede, dentro de poco no habrá ni caminos para hacer rutas” y el espacio protegido pasará a ser un lugar “donde no haya vida”, pero para nadie. Un lugar que carecerá del sentido que tuvo históricamente. “Llevan años sin hacernos caso y la tónica, por lo que vemos, es la misma. Estamos cansados”, evidencia García.

Y el único apoyo obtenido, o al menos esa es su visión, ha sido por parte del Ayuntamiento de Cangas de Onís, que manifestó su posición contraria ante un PRUG que “nos ahoga”. El resto de concejos que participaron en la reunión, Onís, Cabrales y Peñamellera Baja, “simplemente se abstuvieron” y dejaron así de postularse ante la demanda de los que aportan vida y actividad socioeconómica tradicional y medioambiental al Parque.

Lo único bueno que García ve en el PRUG es que “al final podremos hacer un acceso desde el Valle del Güeña al parque nacional”, a través de la zona de La Flecha. Tal como adelantó este periódico el plan rector permitirá adecuar los únicos diez metros de espacio protegido que impedían conectar “veinte pueblos” con La Huesera.

“Era un tema importante para nosotros después de años peleando y reivindicando”, recuerda el regidor de pastos. Algo incoherente hasta la fecha porque “ha habido actuaciones iguales en otros puntos del Parque donde sí se habían permitido”, caso de la Vega de las Mantegas, en Onís.

El Principado invertirá 140.000 euros en cuatro refugios del espacio protegido

La última vez que el Principado invirtió en los refugios de montaña de la vertiente asturiana de los Picos de Europa fue en 2003. Lo recordaba ayer el guarda del Urriellu, Sergio Gómez, quien celebra que el Ejecutivo regional vaya a invertir 139.952 euros en actuaciones en Urriellu, Jou de Cabrones, Vegarredonda y Vega de Ario. La consejera de Cultura, Berta Piñán, anunció que las obras ya están adjudicadas. En Urriellu, con 48.397 euros, se renovarán los revestimientos, aseos y mobiliario de cocina, y se construirá una plataforma metálica para la salida y llegada de helicópteros. En Jou de Cabrones, con 21.759 euros, se instalarán nuevos paneles solares en la cubierta, se revestirán los bancos de piedra exteriores, se renovarán pavimentos y se sustituirá la señalización de la zona de aterrizaje de helicópteros. En Vega de Ario, con otros 21.396 euros, se cambiarán las carpinterías y los pavimentos, y se instalará una nueva puerta de acceso. Y en Vegarredonda, con 48.400 euros, se retejará la cubierta y se impermeabilizará el techo del antiguo refugio.

Compartir el artículo

stats