Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La “Leche de Picos” cuaja: el proyecto de tres jóvenes que surten a 30 queserías y quieren crear sus propios yogures

Los emprendedores viven de un negocio que crece y se expande

De izquierda a derecha, Francisco Javier Carbajal, Ignacio Rodríguez y Daniel Elola, con parte de sus vacas de leche en la cuadra de Pandiello. | E. S. Román

De izquierda a derecha, Francisco Javier Carbajal, Ignacio Rodríguez y Daniel Elola, con parte de sus vacas de leche en la cuadra de Pandiello. | E. S. Román

El futuro del sector primario de la comarca oriental pasa por la diversificación y la economía circular tal y como lo ven los más jóvenes. Por eso y porque “hay que estar un poco loco”, tres de ellos, Daniel Elola García, Ignacio Rodríguez García y Francisco Javier Carbajal, que regentan

“Comenzamos hace tres años con 12 vacas de leche propias cuya producción, de 500 litros –cada dos días-, vendíamos a un quesero”, recuerda Daniel Elola. Ahora, la explotación propia ha crecido y “vendemos leche de nuestras 50 vacas, compramos a otras ganaderías y la comercializamos a más de 30 queseros”, apunta Francisco Javier Carbajal.

Los creadores de la empresa

En litros, ellos producen diariamente en su explotación de Pandiello (Cabrales) 1.500 y compran 12.000 más para satisfacer la demanda de los productores. Explican que llegaron para salvar de algún modo el sector quesero, porque tanto el gamonéu como el cabrales, tienen falta de leche. “Creo que estaban mal organizados, leche hay, pero no existía una red para distribuirla y responder a la demanda de los queseros”, abunda Ignacio Rodríguez.

El próximo año aspiran a ir a más: poder recoger y vender “hasta 24.000 litros al día, porque si no creces te estancas, y el propio mercado te lo exige, esto necesita movimiento”.El sector tiene futuro, opinan, pero no vale todo.

Una de las premisas de la central láctea es que todos aquellos que participen de ella, ya sea vendiendo o comprando, “respeten los parámetros de máxima calidad y controlen la trazabilidad”. Por eso “realizamos controles exhaustivos desde el origen, fomentando el pastoreo y el bienestar animal” porque ese, abundan, “es el sentido básico de la marca Leche de Picos”.

Aspiran a poder recoger y vender hasta 24.000 litros al día

decoration

Ahora, la idea es seguir creciendo y diversificando, pasar de “ser intermediarios a productores”, indica Daniel Elola. “La pandemia ha paralizado el proceso, pero la intención es crear un lineal propio para transformar 3.000 litros de leche diarios” con los que hacer queso, yogures y leche líquida que se comercializarán bajo la marca “Leche de Picos”.

A esa nueva línea de negocio se unen ya otras dos, el servicio veterinario y una tienda agropecuaria ubicada en Cangas de Onís. “Nosotros solemos reunirnos con los ganaderos, somos una empresa privada, pero actuamos a veces como cooperativa y ejecutamos acciones en función de sus necesidades”, indica Daniel Elola.

De ahí que cuenten en la plantilla de trabajadores con veterinarios y un servicio de tienda que satisfaga las necesidades de los titulares del sector. En total, ya suman diez empleados.

Porque “es verdad que el sector no está bien, no hay relevo, pero no por falta de ideas o iniciativas, sino porque las trabas burocráticas son cada vez más” y arrancar una actividad requiere más de paciencia que de inversión. Al final, la tenacidad y los valores tienen mucho que ver en el proceso para llegar donde estos tres jóvenes han llegado y para mantener intacta su ilusión.

Cuenta Daniel Elola que la marca “Leche de Picos” no es sólo una empresa, es también “un homenaje a una forma de vida, un modo de demostrar que luchando se puede aspirar a conservar y a darle valor para que no se pierda” el sector lechero. “Si un día los ganaderos faltan vamos a darnos cuenta de todo lo que aportaban, desde el sistema de manejo de los animales, que se basa más en la búsqueda de la calidad que de la cantidad, hasta el aporte medioambiental que supone su mera existencia”.

La empresa aspira además a “mitigar el despoblamiento rural” dando salida a la producción de pequeñas ganaderías familiares y garantizando al tiempo la producción quesera más importante de la comarca.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats