Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alumnos de Hostelería de Llanes elaborarán menús para familias necesitadas

El centro dedicará el curso a cocinar platos que se distribuirán según el criterio de los servicios sociales

Alumnos de Hostelería de Llanes, ayer, cocinando en las dependencias del centro bajo la dirección del profesor Jaime Llano, primero por la derecha.  | Eva San Román

Alumnos de Hostelería de Llanes, ayer, cocinando en las dependencias del centro bajo la dirección del profesor Jaime Llano, primero por la derecha. | Eva San Román

La educación y la solidaridad pueden ir de la mano. Es más, deben ser complementarias. Una demostración de ello es la del departamento de Hostelería del Instituto de Enseñanza Secundaria de Llanes, que ha adoptado la iniciativa de desarrollar un proyecto que intentará cubrir las necesidades alimentarias de sesenta familias

“Se cumplirá la programación educativa. Porque vamos a cocinar, pero para alguien que lo necesita de verdad”, explicó el impulsor del proyecto y profesor de Hostelería, Jaime Llano, durante la presentación de la iniciativa.

Así los 46 alumnos que reciben formación profesional de hostelería en el centro llanisco dedicarán todo su conocimiento y esfuerzo a la elaboración de sesenta menús diarios. Lo harán desde el próximo martes y hasta final de curso. Y se entregará a todas aquellas personas que los servicios sociales municipales consideren necesitadas de ello.

Cuando finalice esta experiencia, explicó Llano, “se repartirán entre 6.000 y 7.000 menús” que habrán tenido un coste de 30.000 euros. Sólo en el coste de envases para repartir la comida se invertirán 6.000 euros. “El departamento dedicará su presupuesto a este proyecto” pero no será suficiente, con lo que recurrirán a “grandes empresas y fundaciones públicas y privadas” para poder llevar a término la iniciativa.

El proyecto, denominado “IESolidario”, está destinado a paliar las consecuencias sociales derivadas de la crisis sanitaria y se presentó ayer en el salón de actos del centro. Los voluntarios de Protección Civil cerrarán el proceso con el traslado de los menús a los domicilios. Pero “no sólo llevarán comida, también una conversación”, señala la directora, Fernanda Fernández. Ella considera que el amor por esa rama de la formación profesional alcanza aquí, con estas iniciativas, su máxima expresión. Esto es, “cocinar es algo más que hacer comida”, dice.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats