Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Travesera peligra por el plan de los Picos, que prohíbe las carreras nocturnas

La prueba, que sale a medianoche de los Lagos para llegar a Arenas de Cabrales, gana adeptos y en 2019 dejó en la comarca 170.000 euros

Participantes en una pasada edición de la Travesera de los Picos de Europa. | LNE

Participantes en una pasada edición de la Travesera de los Picos de Europa. | LNE

Cuando el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) concluya su tramitación administrativa y entre en vigor, la Travesera Integral de los Picos de Europa no podrá celebrarse. Lo prohíbe el artículo 55 de la nueva normativa, en su apartado 9: “En ningún caso se permite la celebración de pruebas

La caída del calendario de una de las pruebas deportivas de montaña más famosas de Asturias –más de 74 kilómetros y más de 13.000 metros de desniveles acumulados– implicará un importante impacto negativo para la economía de la zona. El pasado año se calcula que entre alojamiento, comida y ocio, los participantes –que salen de los lagos de Covadonga para llegar a Arenas de Cabrales– dejaron en la comarca 169.728 euros.

En 2019, durante el fin de semana de la prueba se registraron 663 pernoctaciones solo de los participantes. La estimación indica que había, además, 991 acompañantes presenciando la prueba homologada por la ITRA (Asociación Internacional de Trail Running y FEMPA (Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado. El 73% de los participantes pernoctaron en hoteles de Cabrales; el resto –salvo un 18% que no se alojó en la zona– lo hicieron en los concejos de Onís, Parres o Llanes.

El pasado año se calcula que entre alojamiento, comida y ocio, los participantes –que salen de los lagos de Covadonga para llegar a Arenas de Cabrales– dejaron en la comarca 169.728 euros.

decoration

En esa misma edición se calcula que los corredores pagaron por su hospedaje algo más de 33.000 euros. Una cifra muy superior a los 12.800 que los empresarios de la zona registraron en 2018. Una prueba de que la carrera que recorre los tres macizos de los Picos de Europa no solo se ha consolidado, sino que ha ido ganando adeptos para beneficio del sector servicios. El gasto total en alojamiento de todo el colectivo de corredores y de sus acompañantes podría estimarse en 94.705 euros; el gasto total en comida alcanza los 59.192 euros y el gasto destinado al ocio, 15.831 euros.

El PRUG define como prueba deportiva todas las que sean puntuables y considera que únicamente se podrán celebrar un número concreto anual (las que existían hasta ahora) siempre que no sufran modificaciones en cuanto a trazados, y siempre que no incidan “de forma significativamente negativa en el funcionamiento del Parque Nacional, en la protección de los recursos, en el desarrollo de las actividades tradicionales o en el uso público por parte de los visitantes”. Podrán autorizarse, sin embargo, “pequeñas variantes en el trazado justificadas por una mejor adecuación ambiental o seguridad. En cualquier caso, únicamente se autorizará una prueba por trazado al año”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats