Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bea Rosete abate su primer jabalí

La joven, una de las pocas cazadoras del Principado, se cobra una pieza de 70 kilos en un lance que, dice, “no olvidaré jamás”

Bea Rosete, con el ejemplar que abatió. | J. M. Carbajal

Bea Rosete, con el ejemplar que abatió. | J. M. Carbajal

“La caza es caprichosa y emocionante a partes iguales. Pero, sobre todo, es vida. Y es la mía”, explica Bea Rosete Álvarez, una joven de Sinariega (Parres), polifacética deportista, de las pocas que cultivan la tradición de la actividad cinegética en el Principado, después de haber abatido una hembra de

“Después de tanto tiempo, ha llegado el momento. Mi primer jabalí en batida; bueno, jabalina, de unos 60 o 70 kilos, y un lance que no olvidaré jamás. Sonará raro, pero el día de la salida al monte tuve una corazonada, algo me decía que hoy le daría muerte a tan esperada pieza”, escribió Bea en Instagram. “La sentí romper entre los matorrales, nada más la vi de perfil, le pegué el primer tiro con éxito, pero se venía hacia mí y le dispare una segunda vez... entonces hincó la rodilla. Y yo sonreía... ¡No podía parar de sonreír! Entre medias, avisaba a mis compañeros y al guarda por la emisora. ¡Había caído! Y no me lo podía creer”, relataba la cazadora.

Feliz

Y si Bea Rosete estaba francamente feliz, más incluso que la afortunada cazadora lo estaba su propio padre, Miguel Rosete, muy aficionado a la caza y que regenta una oficina de seguros en Ribadesella.

“Nada me ha podido hacer más ilusión que verlo a él –en referencia a su progenitor– feliz. Ojalá pueda disfrutar muchísimos años más de su compañía, compartir monte, lances y vivencias. Para eso me ha hecho cazadora, y cuánto se lo agradezco”, resumió la joven de Sinariega (Parres).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats