Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La exportación y la escasez de capturas sostienen las cotizaciones de la angula

Los pescadores de Ribadesella consideran que la campaña, pese a no ser buena, mejora las expectativas que tenían a primeros de noviembre

La exportación y la escasez de capturas sostienen las cotizaciones de la angula

La exportación y la escasez de capturas sostienen las cotizaciones de la angula

La exportación salva la campaña de la angula. El cierre de la hostelería en Asturias auguraba el desplome de los precios, pero la escasez del producto y la demanda de otras comunidades han mantenido las cotizaciones de otros años, que rondan los 400 euros por kilo. Pese a las circunstancias,

Las impresiones en la Cofradía de Pescadores de la Virgen de la Guía son dispares. Hay quien dice que la cosa no está yendo mal y quien celebra la temporada al compararla con las pobres expectativas que se manejaban los primeros días de noviembre. Entre estos últimos está Manuel Jesús Buenaga, presidente de la cofradía, que asegura que, pese a todo, la temporada “está yendo bastante bien”.

Las razones para ser pesimistas se hicieron evidentes con el pistoletazo de salida de la temporada. El primer lote se adjudicó el día dos de noviembre por “solo” 1.200 euros el kilo. La comparativa con las cifras de otros años es clarificadora. En 2019 el precio de la primera angula se pagó a 6.200 euros, es decir a 5.000 euros más el kilo, en la que fue la segunda cotización más alta nunca alcanzada. Ahora, además de barato, el primer lote fue escaso: poco más de un kilogramo que fue a parar a las manos de los propietarios del restaurante Güeyu Mar.

Pese a todo, la escasez de las capturas de las últimas noches han hecho que el precio se estabilice en unas cifras muy similares a las de la temporada pasada. Desde la cofradía achacan la caída de las capturas al “buen tiempo”. “La angula pide viento y lluvia”, explica Pedro Gutiérrez. Lo habitual, durante este mes, explican, ha sido sacar unos siete u ocho kilos diarios, con la salvedad de un par de noches buenas en las que llevaron a la lonja entre veinte y treinta kilos.

“Va bastante bien”, dice la cofradía, que preveía peores datos por el cierre de la hostelería

decoration

Tras unos días de descanso obligado, hoy, miércoles, se levanta de nuevo la veda y los anguleros volverán a faenar con la confianza puesta en que “cambie el tiempo”. Lo hacen con un ojo en el parte meteorológico y otro en el pandémico, porque una reapertura de la hostelería y unos días duros en lo climático podrían dar un empujón a un negocio que en 2019 dejó más de 360.000 euros en Ribadesella.

Queda temporada

Todavía queda temporada para remontar, este año el Principado permite la pesca hasta el 28 de febrero de 2021. Y en esta ocasión hay, además, otras novedades por las que se felicita el sector. Entre ellas, el hecho de que los días de descanso, como los que tuvieron lugar el pasado fin de semana, no solo se aplican a los pescadores, sino también a las diferentes áreas de pesca. Antes, la falta de limitaciones sobre los pescadores de otras zonas hacía que estos aprovechasen para capturar angulas en las playas del concejo cuando los locales no trabajaban. Algo que ahora ya no ocurrirá y los afectados consideran una victoria.

Los datos

  • Precios. El kilo ronda los 400 euros: no es una suma elevada, pero se mantiene estable. En 2019, la primera angula que se subastó, alcanzó los 6.200 euros. Este año, solo los 1.200.
  • Mercado. La exportación mantiene las cotizaciones. Se está vendiendo a distintos puntos de_España, como Barcelona o_Valencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats