Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno central protegerá al lobo en toda España “porque lo piden los científicos”

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, defiende que la especie tiene que dejar de ser cinegética en Cantabria y Castilla y León

Juan Cofiño –izquierda– y Hugo Morán, ayer, durante la rueda de prensa que siguió a su reunión. | P. A.

Juan Cofiño –izquierda– y Hugo Morán, ayer, durante la rueda de prensa que siguió a su reunión. | P. A.

El Gobierno español incluirá al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Y, contra lo que defienden los gobiernos de Asturias, Cantabria y Castilla y León, lo protegerá en toda España. Lo dejó ayer meridianamente claro en Oviedo el secretario de Estado de Medio Ambiente, el asturiano Hugo Morán, tras un reunión con el “número dos” del Ejecutivo asturiano, Juan Cofiño. Morán se escudó en la conveniencia de que las decisiones políticas vayan “alineadas con los dictámenes de la ciencia”. Y en este caso el Comité Científico ha señalado que el lobo debe ser objeto de protección en toda España, y no solo al sur del Duero, como ocurre en la actualidad (al norte de ese río es posible, incluso, su caza, aunque en Asturias no es especie cinegética).

Pero Hugo Morán, a continuación, rebajó el tono y “piropeó” la gestión del lobo que realiza el Principado. De hecho, puso al Plan de Gestión asturiano como ejemplo de que resulta “viable” la gestión de la especie “sin necesidad de considerarla especie cinegética”. Aprovechaba así para atacar a los gobiernos de Cantabria y Castilla y León, donde sí se permite cazar lobos. En todo caso, señaló que la actual dicotomía que supone que el lobo esté protegido al sur del Duero y desprotegido al norte de ese río “debe superarse”.

Las manifestaciones de Hugo Morán llegaron trece días después de que él mismo declarara que el modelo actual de gestión del lobo al norte del Duero no ha conseguido alcanzar “un nivel de convivencia pacifica con los sectores de su espacio territorial, sino mas bien todo lo contrario, ha fracasado”

Las palabras de ayer de Morán, con su defensa de la gestión del lobo en Asturias, podrían abrir una brecha en la “entente cordiale” que habían sellado los gobiernos de Cantabria, el Principado y Castilla y León en defensa del actual estatus del lobo.

Cofiño, por su lado, defendió la gestión que realiza el Ejecutivo autonómico y presumió del “saldo satisfactorio” del actual Plan de Gestión de la especie, que a juicio del Vicepresidente permite “conciliar la permanencia del lobo en términos razonables en Asturias y los intereses legítimos del sector agrícola y ganadero” de la región.

El cambio en la catalogación del lobo vendrá a satisfacer a las autoridades de la Unión Europea, que en su último informe sobre la especie señalaron que su estado de conservación en España es “desfavorable”, por lo que reclamaron al Gobierno de Pedro Sánchez acciones par revertir esta situación.

Pero incluir al lobo en el listado de especies protegidas puede obligar al Principado a modificar su modelo de gestión, ya que las normas comunitarias solo permiten eliminar ejemplares como “último recurso”, ya que antes deben aplicarse todas las medidas preventivas posibles, hay que demostrar que no se pone en peligro la población de la especie y, además, tienen que realizarse estudios individualizados de los ejemplares a eliminar.

Compartir el artículo

stats