Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Quien hizo el plan rector de los Picos vive una realidad paralela”, dicen los pastores

El alcalde de Onís reclama censos “reales” de lobos: “Difícilmente van a salir bien los controles si se usan sistemas que no dan cifras ciertas”

José Manuel Abeledo. | R. D.

José Manuel Abeledo. | R. D.

El planteamiento de que los pastores no puedan utilizar linternas de largo alcance en el parque nacional de los Picos de Europa y de que deberán recoger los rebaños “con luz natural”, provocó ayer de nuevo críticas en el sector. Esta prohibición, junto a la que determina que tampoco se utilicen señales lumínicas o ruidos potentes, recursos habituales para ahuyentar al lobo, viene dada en el tenor de las respuestas que los ganaderos han obtenido a las alegaciones presentadas al plan rector de uso y gestión del espacio protegido.

“Esta gente no lee lo que escribe o vive en una realidad paralela”, señalaron pastores afectados por la aplicación de estas normas, una vez el plan rector, aún en tramitación, se apruebe definitivamente en 2021. El malestar lo hicieron constar también a través de las redes sociales. “Más gorda y no entra en práu”, fue alguno de los comentarios al respecto, que añadieron también diversos calificativos acerca del escaso “conocimiento” del medio de los redactores del documento en cuestión.

Por otra parte, el alcalde de Onís, José Manuel Abeledo, se pronunció ayer con claridad acerca del contenido del plan rector y también al respecto del número de lobos en el parque nacional, un debate que, explica, también se suscitó durante la última reunión del patronato del espacio protegido, el pasado jueves, de carácter telemático y en el que participaron responsables políticos y entidades de las tres comunidades que aportan territorio al espacio protegido, esto es, Asturias, Cantabria y Castilla y León.

A su juicio, tal y como expuso en el patronato, el número de lobos del parque nacional “ha crecido” en los últimos años y la “falta de control por la ausencia de cupos reales” ha hecho que el cánido llegue a zonas consideradas libres, como la Sierra del Cuera o la costa, “lugares donde nunca antes había habido tantos”.

Así, Abeledo apuesta por la “necesidad de establecer controles serios y eficaces” en el espacio protegido, empezando por actualizar los censos con datos correctos.

“Los controles les salen mal porque los censos no están bien, utilizan sistemas para marcar a los lobos que no contabilizan la realidad, y si los lobos no están bien censados, difícilmente podrán estar bien controlados”, sentencia.

Es cierto que la gestión del espacio protegido de los Picos de Europa “ha pegado un giro importante a mejor, pero sigue siendo un parque nacional gestionado desde las autonomías y con restricciones desde el Ministerio”, lamenta el regidor.

Restricciones estatales

Durante la reunión del patronato del pasado jueves, Abeledo se dirigió al representante del Gobierno de la nación para apuntarle que cree que ha llegado la hora de hablar del plan director de Parques Nacionales en lugar de centrar solo la atención en el plan rector de los Picos de Europa. Entre otras razones, porque, subraya, es esa otra normativa estatal la que más constriñe y limita las posibilidades de actuación.

¿Qué más da que saquemos un plan rector a exposición pública en el que pueden participar los vecinos si el artículo 1 del plan director advierte de que ese plan rector debe ir acorde a las normas del propio plan estatal?”, señala el alcalde de Onís

decoration

“Echo de menos las compensaciones económicas que se nos debe a aquellos que aportamos terreno al espacio protegido, es el plan director del Estado quien más restringe, porque, por ejemplo, el problema de la Travesera no está en el plan rector, está en el plan director”, reitera el regidor, en referencia a la popular carrera de montaña que se pretende cancelar al tratarse de una prueba deportiva que en parte se desarrolla de noche, algo incompatible con las indicaciones de los documentos para regir la gestión de estos espacios.

“Creo que debería darse una vuelta al documento y modificarlo. ¿Qué más da que saquemos un plan rector a exposición pública en el que pueden participar los vecinos si el artículo 1 del plan director advierte de que ese plan rector debe ir acorde a las normas del propio plan estatal?”, añade el Alcalde.

A juicio de Abeledo el plan “debe ser flexible con los habitantes del parque nacional y, además, debe recoger clara y específicamente las compensaciones económicas”. “No me vale que nos den cuatro duros en subvenciones y quieran compensar con eso el sacrificio que tienen que hacer nuestros vecinos y ganaderos dentro del espacio protegido”, añade, para incidir en que, sobre todo, “debe evitar incongruencias entre la norma estatal y la interna del parque”.

“Lo ideal es hacer un nuevo plan director de parques nacionales, porque la gestión es de las autonomías, pero las normas las marca ya previamente el Estado en sus planes de parques nacionales”, concluye.

Compartir el artículo

stats