Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hogar-residencia Beceña-González, sin ningún positivo en toda la pandemia, orgullo de los cangueses

“Es una maravilla un lujo para Cangas de Onís parece un hotel de 5 estrellas. Y el trato del personal de primera. Chapó", comenta Roberto Intriago, vecino de la zona

El personal laboral en la tarde de Nochebuena, a las puertas del hogar-residencia de Cangas de Onís.

El personal laboral en la tarde de Nochebuena, a las puertas del hogar-residencia de Cangas de Onís.

En estas fechas navideñas el personal laboral que presta servicios en el hogar-residencia Beceña-González, de Cangas de Onís, aprovechó para "desearos a todos, pero de manera especial a las familias que por esta situación no pueden ver a sus seres queridos, tengáis una Feliz Navidad y un Próspero Año 2021. ¡Esperamos veros pronto ¡". Del mismo modo, en estas fiestas, también quieren dar las gracias al Ayuntamiento de Cangas "por la preciosa decoración navideña de nuestra residencia. Mil gracias y mucha salud para todos".

“Aplicamos las restricciones de visitas antes de que fuesen publicados los decretos de confinamiento. Asimismo, tenemos habilitada la tercera planta para posibles contagios. Al día de hoy no hubo ningún afectado por coronavirus entre los residentes”, señaló Antonio Cofiño Medina, administrador de la Fundación Beceña-González, en referencia a los mayores de la tercera edad que viven en el hogar-residencia de Cangas de Onís, el cual no registró ningún positivo de coronavirus a lo largo de la pandemia. Sin lugar a dudas. una muy buena gestión que ha sido reconocida y valorada por los convecinos cangueses, orgullosos del buen hacer en ese geriátrico.

Luisa Azurmendi, una de las abuelas residentes, sonriente ante un Papá Noel.

“No hay palabras. Felicidades a los dirigentes que gracias a sus decisiones hoy es aún una de las pocas residencias sin Covid. Felicidades a los trabajadores que son ejemplares en su trabajo y comportamiento fuera del trabajo. Y ánimo a los queridos residentes que es muy duro estar confinados, aunque se les ve contentos. Son los son grandes supervivientes”, comentó Susana Dago, vecina de Cangas de Onís. “Es una maravilla un lujo para Cangas de Onís parece un hotel de 5 estrellas. Y el trato del personal de primera. Chapó. Felicidades a todas las trabajadoras y trabajadores del hogar. Y claro está, para la dirección del centro, que están haciendo una labor encomiable”, señaló el también cangués Roberto Intriago. 

“Quiero dar las gracias a todos vosotros por valorar tan positivamente nuestro trabajo. Felicitar a cada una de mis compañeras que se desviven todos los días. Pero, en esta situación muchísimo más, que nunca les falta una palabra amable, un abrazo o un beso, para suplir los que los familiares ahora no podéis dar. Confiamos que pronto podáis estar por la residencia como una gran familia. Pero en especial valorar a todos y todas nuestros abuelos y abuelas su paciencia, buen humor y ganas de vivir, porque sin ellos nada sería lo mismo. Sin duda, lo más gratificante cuando te miran con ojos de complicidad y te dicen cuando vuelves. Eso es lo importante”, aseveró Natalia Blanco Iglesias, una de las trabajadoras del geriátrico de Cangas de Onís 

La congregación de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor arribó a la ciudad de Cangas de Onís para desarrollar una gran labor el 6 de diciembre de 1978 en el hogar-residencia Beceña-González, de Cangas de Onís, localizado en la posesión que antaño se denominaba el Palacio de La Prida o El Palación. De momento, tras finalizar en su cometido esas religiosas el pasado verano, el Patronato de la Fundación Beceña-González, que preside el cura-párroco de Santa María de Cangas de Onís, se encuentra inmerso en la búsqueda de otra congregación religiosa para que se haga cargo de la institución. 

El geriátrico cangués es uno de los más acreditados de toda la comarca del Oriente del Principado de Asturas y ha cumplido con creces el legado de sus fundadores, Camila Beceña González –nacida en Cangas el 23 de marzo de 1885 y que falleció en la misma ciudad el 6 de marzo de 1981- y su esposo Ramón Gonzalo González de Soto –oriundo de Cuenco (Margolles), muerto el 1 de diciembre de 1966-. En el año 2009 el hogar-residencia de la Fundación Beceña-González fue reconocido como Centro Acreditado, otorgado por la Consejería de Bienestar Social y Vivienda del Principado. 

Desde octubre del año 1952 a julio de 1960, administró la institución la Orden de Siervas de María de Anglet, las cuales tenían también a su cargo el desaparecido Colegio de Nuestra Señora de Covadonga, en la Avenida de Castilla o Carretera Cañu. El hogar-residencia Beceña-González, de Cangas de Onís, que fue sometido a varias reformas y ampliaciones, la más reciente entre 2014 y 2015, afectando en esa oportunidad al pabellón oeste y con una inversión cercana al millón de euros, cuenta en la actualidad con 103 plazas de personas de la tercera edad, de las cuales, una treintena, son concertadas con el Principado de Asturias. 

La anécdota de la visita de los Reyes de España en 2018

Cuatro décadas de la congregación de las Franciscanas de la Madre del Divino Pastor religiosa dan para muchas anécdotas, aunque la más especial aconteció el 8 de septiembre de 2018, cuando los Reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, así como la Princesa de Asturias, doña Leonor, y su hermana la Infanta doña Sofía, utilizaron a modo de improvisado helipuerto la finca de la Fundación Beceña-González y, posteriormente, saludaron a todos aquellos que esperaban ansiosos a tan ilustres visitantes. 

En uno de los helicópteros viajaba Felipe VI y su hija Sofía; mientras, en el otro aparato, lo hicieron doña Letizia y la Princesa de Asturias, doña Leonor. Nada más posar pie en tierra les recibieron la entonces directora del hogar-residencia, María del Pilar Díez, acompañada por el administrador Antonio Cofiño Medina. Una vez en el interior del geriátrico cangués la Reina Letizia aprovechó para cambiarse de ropa y ponerse el vestido que minutos después luciría en la visita al santuario mariano de Covadonga. 

Permanecieron cerca de 20 minutos de estancia en el hogar-residencia y firmaron en el libro de visitas, fotografía que luce en destacado lugar en el geriátrico de Cangas de Onís.  Eso sí, en un primer instante no habían sellado sus respectivas rúbricas la Princesa de Asturias y su hermana, por lo que hicieron las oportunas gestiones, en aquella misma jornada, hasta conseguirlas. Un gran recuerdo de un día histórico, tanto para residentes como para trabajadoras y religiosas.  

Compartir el artículo

stats